Juan Grabois, tras el escándalo con los alimentos: "Hay indiferencia, sadismo, ineptitud y un desprecio profundo por la vida"

El dirigente social estuvo de invitado en Duro de Domar y cuestionó la actitud del gobierno de Javier Milei frente a la urgencia alimentaria en los sectores más vulnerables.

El dirigente social Juan Grabois se refirió al escándalo que envuelve al Ministerio de Capital Humano por las 6 mil toneladas de alimento sin repartir a los comedores populares retenidas en galpones y aseguró que en el gobierno de Javier Milei "Hay indiferencia, sadismo, ineptitud y un desprecio profundo por la vida".

"Milei tiene una filosofía en la que el ser humano claramente no existe. Por un lado hay indiferencia, por otro lado hay sadismo, por otro lado hay ineptitud, por otro lado hay un desprecio profundo por la vida, que el Presidente lo planteó como parte de su filosofía", señaló Grabois, en diálogo con Pablo Duggan y todo el panel de Duro de Domar.

"Vos tenés Instagram, Twitter, los actos, los recitales, las fotos, etcétera. Y después hay algo que se llama realidad. Y eso que se llama realidad no está en el panorama de esta gente. La realidad son personas, familias, que puede ser tu hermano, tu hermana, tu abuelo, tu pibe, que hoy no comió o comió una sola vez. Y esa realidad es lo que la política y la militancia tienen que transformar", agregó Grabois.

El referente de la UTEP apuntó que el Gobierno está "en desobediencia del fallo de (el juez Sebastián) Casanello" respecto de la cauda que se inició en febrero a partir de una denuncia suya.

"Si Pettovello o cualquiera de sus funcionarios se hubiese dignado a ir al depósito de Villa Martelli se hubieran dado cuenta que había alimentos vencidos y otros por vencer. Ahí adentro hay 400.000 kilogramos de leche en polvo, que es oro en polvo en un barrio. Son 4 millones de litros de leche", explicó Grabois.

El dirigente social aclaró que no vive este conflicto con el Gobierno "como una pelea de boxeo" y que "el único objetivo acá es que se restituyan las políticas de alimentación".

"Le pido a la ministra, como abogado de cientos de comedores, si podemos discutir razonablemente cómo resolver el problema, porque yo no voy a ser libertario nunca, pero no hay que ser ni peronista, ni comunista, ni libertario para poder comprender que hay que repartir comida a la gente que tiene hambre. Tienen que aceptar que es un derecho constitucional", concluyó Grabois.

DEJA TU COMENTARIO: