La pobreza cayó al 36,5% y la indigencia subió el 8,8%: cuáles fueron los factores que influyeron en las cifras

Para explicar el fenómeno hay que considerar, por un lado, el ingreso de cada argentino y sus gastos. Pero hay otro factor desestabilizante: la remarcación de precios. El análisis del primer semestre del 2022.

La incidencia de la pobreza alcanzó el 36,5% prácticamente un punto menos que lo que había sido el último semestre del año pasado. En cambio la indigencia, alcanzó el 8,8% había sido 8,2% en el semestre anterior, así que se incrementó 0,6 porcentuales.

Este comportamiento se explica teniendo en consideración los gastos y por otro lado la cuestión de los ingresos. Por el lado de los gastos, naturalmente el incremento de la indigencia y quizás, la no reducción significativa de la pobreza, está relacionada con la variación del precio de los alimentos, que tuvo un derrotero muy elevado en el primer semestre de este año.



En promedio la inflación de los alimentos estuvo en el orden del 5,8% cuando en el semestre anterior había sido levemente debajo del 3%. Es decir, tenemos un problema en la Argentina naturalmente con la inflación en términos generales, pero en particular con la remarcación de los precios que tiene que ver con lo que comemos los argentinos.

Pero por otro lado, tenemos que mirar lo que tiene que ver con los ingresos en el primer semestre del año. Te diría que el eje central reside en el bono de $9000 que se pagó en mayo y el de $9000 de junio que, sin esos valores, la curva de la pobreza no hubiese tenido esa reducción de prácticamente un punto.

En general tanto los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, los que tienen trabajo informal y si queres se referencian en el salario mínimo vital y móvil, los que tienen planes sociales, sin ese bono, probablemente la evolución de su ingreso hubiese salido o tenido un resultado similar al del semestre anterior, o directamente hubiese tenido una reducción en materia de poder adquisitivo.

A la par de todo esto, se redujo la desocupación lo cual también ayudó a que el escenario en materia de pobreza fuera levemente superior o mejor al del año anterior. Se sigue observando un fenómeno que lo veníamos mencionando hace rato: la cuestión de los trabajadores registrados que quedan por debajo de la línea de la pobreza.

El dato de estos días da cuenta de que ese fenómeno continúa teniendo vigencia en la Argentina. ¿Y qué podemos esperar para adelante ? Por el lado de los ingresos hay que ver si se implementa finalmente el bono de estos $50 mil en 3 cuotas, para los trabajadores que no tienen ningún otro ingreso. Sería absolutamente significativo para atender la problemática que quedaron por abajo de la línea de indigencia.

Pero además hay que atender la cuestión de la inflación de los alimentos. Te quiero contar algunos datos que me parecen trascendentes con SEPA relevamos los balances y los resultados operativas de las empresas de las principales, en materia de alimento en nuestro país.

El incremento del rentabilidad operativa en los primeros seis meses de este año, superó al los primeros seis meses del año 2021, en el 71%. Dicho de otro modo, las empresas formadores de precios, esas que le ponen el precio en la góndola y a los que vos tenés en la mesa, ganaron y ganaron muchísimo. En buena medida ganaron porque sus ventas se incrementaron por la remarcación significativa que tuvo efecto en la evolución de la pobreza.

Pero además, y no es una dato menor, parte de ese resultado operativo está relacionado con que se redujo el costo laboral, ni siquiera el incremento de ventas o su rentabilidad llegó a las manos de los propios trabajadores que trabajan en esas mismas empresas. En conclusión bonos para los que menos tienen y atender la problemática de inflación de los elementos.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: