Paraguay elige presidente en unos comicios con final abierto

Los grandes favoritos son Santiago Peña, el delfín político del expresidente Cartes, y Efraín Alegre, el candidato progresista que busca romper la hegemonía colorada.

Este domingo Paraguay elige a su próximo presidente. Y aunque algunos candidatos son viejos conocidos, una causa que se destapó en Estados Unidos abre un álgido debate sobre si este es el fin de la hegemonía del Partido Colorado.

Pero vayamos por partes y respondamos primero ¿quiénes son los principales candidatos de esta elección? y después ¿por qué el Partido Colorado puede perder su histórica hegemonía?

Para responder la primera pregunta tenemos que decir que en estas elecciones los grandes favoritos son Santiago Peña -el delfín político del ex presidente Cartes- y Efraín Alegre, el candidato progresista que busca romper la hegemonía colorada.

Según datos de la empresa Atlas Intel Efraín Alegre, un abogado de 60 años que busca por tercera vez la presidencia, es el favorito en estas elecciones pero tiene un margen muy pequeño que hasta podría llevarlo al empate técnico con Peña.

Y te estarás preguntando: ¿quiénes son los candidatos que pueden llegar a gobernar Paraguay? Empecemos con Efraín Alegre.

Alegre es el candidato del progresismo e intenta que esta tercera vez que se postula a la presidencia sí sea la vencida.

Fue ministro de Obras Públicas y Comunicaciones durante el gobierno de Lugo y presenta un perfil centrista, con algunas tonalidades progresistas.

Se integró al Partido Liberal Radical Auténtico siguiendo los pasos de su líder, Domingo Laíno, opositor a la dictadura de Stroessner y la primera vez que aspiró a la presidencia compitió en las elecciones de 2013 contra Horacio Cartes.

Tras la derrota Alegre volvió a presentarse en las generales de 2018 y perdió ante el actual presidente, Mario Abdo Benítez, por solo 3.7 puntos de diferencia.

Hoy en día, competirá nuevamente en las elecciones -luego de haber sido elegido por sus compañeros de fórmula en las internas de diciembre de 2022- y lo hará con un espacio amplio que logró conformar con el objetivo de buscar la alternancia en el poder.

Ahora hablemos de su contrincante, Santiago Peña, el candidato de los colorados que podría llegar a empatar con Alegre.

Peña tiene 44 años y ya acompañó a Horacio Cartes como ministro de Gobierno. Está apadrinado por el ex presidente Cartes y ha generado polémica en Argentina cuando, en un acto de campaña, criticó a nuestro país al decir que “nuestros vecinos acá en la Argentina no quieren trabajar, es una realidad y está mal, no tenemos que llegar a eso".

Peña, como candidato de los colorados, busca que la hegemonía de su Partido no se ponga en juego en estas elecciones y sí, me escuchaste hablar de hegemonía colorada todo el video así que, ahora que sabés quien es Peña y quién es Alegre, vamos a responder la segunda pregunta:

¿Por qué es tan importante hablar del partido Colorado y su hegemonía en Paraguay?

Primero, hay que aclarar que el Partido Colorado -el que hoy representa Peña en las elecciones- es, hoy en día, el Partido que está en el poder con Mario Abdo Benitez a la cabeza. Pero esto no es algo reciente ya que el Partido Colorado gobernó Paraguay durante 76 años.

Desde 1947, los colorados han gobernado el país –tanto bajo gobiernos civiles como militares– y fueron también el soporte político de la dictadura de Alfredo Stroessner que empezó en 1954 y duró hasta el 89. De hecho, el actual presidente Abdo Benítez es el hijo del secretario privado de Stroessner y fue criado al amparo de la dictadura.

El poder de los colorados solo estuvo interrumpido por un breve periodo en el año 2008, cuando se produjo la alternancia tras el triunfo del obispo progresista Fernando Lugo, un gobierno culminó de manera abrupta en 2012 a través un procedimiento parlamentario de destitución exprés que estuvo plagado de irregularidades.

En el 2013, los colorados vuelven al poder, mostrando su sólida estructura política, basada en una lógica de poder cimentada en el aparato del Estado y en el clientelismo electoral y continuaron gobernando Paraguay hasta hoy en día, año donde su hegemonía se está poniendo en juego por varios motivos.

Algunos de ellos son una denuncia de Estados Unidos y una división interna. Repasemos estas dos situaciones y respondamos qué es lo que puede poner fin a la hegemonía colorada.

El año pasado una denuncia de corrupción de Estados Unidos hizo sacudir a todo Paraguay. El Departamento de Estado de EE. UU. señaló al expresidente de Paraguay Horacio Cartes Jara de haber participado "en importantes actos de corrupción" y decidió sancionar al expresidente paraguayo.

EEUU le prohibió la entrada a Cartes y a sus familiares a su territorio y dijeron, mediante un comunicado, que "el ex presidente obstruyó una importante investigación internacional sobre el crimen transnacional para protegerse a sí mismo y a su asociado criminal de un posible enjuiciamiento y daño político”.

Las internas y la enemistad entre propios también contribuye a la debilidad que hoy muestran los colorados.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: