Murió el Flaco Traverso: el día que ganó con el auto envuelto en llamas

En 1988, el piloto de Ramallo logró una de las mayores hazañas en la historia del automovilismo argentino al ganar en General Roca con su cupé Renault Fuego incendiada en la última vuelta y media.

El 3 de abril de 1988 se corrió en autódromo de General Roca, en la provincia de Río Negro, la segunda fecha del campeonato de TC 2000. Allí, el 'Flaco' Juan María Traverso, con una coupé Renault Fuego preparada por Oreste Berta, logró una de las mayores hazañas en la historia del automovilismo argentino, al ganar con el auto envuelto en llamas.

En el tramo final de aquella carrera, al piloto de Ramallo comenzó a salirle humo del auto, y luego llamas. Silvio Oltra venía detrás e intentó arrimarse, pero Traverso defendió el primer lugar y aceleró en la última vuelta con el auto incendiado hasta ver la bandera a cuadros.

Tras aquel épico final, el Flaco frenó en la primera curva, se bajó del auto, caminó unos metros y, sin poder creer lo que acababa de ocurrir, levantó los brazos para festejar y fue a encontrarse con una marea humana que lo esperaba para llevarlo en andas.

Embed - Traverso gana con la Fuego prendida fuego en TC2000

"Esa vez se prendió fuego del lado de donde está todo el lubricante. Perdió una manguera y cayó sobre los escapes. Empezó a salir humo y supe que era aceite. Sabía que en algún momento se prendía porque los escapes estaban en rojo y por los agujeritos del piso lo venía mirando. Hablé por radio y les dije, 'tengo una pérdida de aceite que cae sobre los escapes. Voy a seguir hasta que se la banque'", relató Traverso sobre aquella histórica carrera.

"Cuando aceleraba se prendía más aceite. Pero mientras el fuego estuviese de ese lado y no pasara hacia el otro donde estaban los carburadores y los caños de nafta, el peligro era relativo. Eso es saber de mecánica. Me saqué los cinturones, trabé la puerta, busqué a los bomberos y dije 'donde se complique, paro'. Tuve suerte, se la bancó, se quedó sin aceite a tal punto que bajaron la bandera y explotó el motor. Quedó a la vista como que 'este es un loco'. No digo que sea normal, pero, sabiendo de mecánica, seguí, como también lo hice el día que perdí una rueda", recordó, en referencia a una carrera en Alta Gracia, en 1998.

DEJA TU COMENTARIO: