El mix de Toyota para alcanzar la neutralidad de carbono en 2050

La autromotriz japonesa avanza con cuatro tecnologías, donde a corto plazo los híbridos serán el puente hacia la electrificación total. También asoma el hidrógeno y la reconversión de la cadena de valor.

Con el desafío de alcanzar la neutralidad de carbono para 2050, Toyota diagramó una estrategia sustentable a nivel global que incluye cuatro tecnologías para reducir emisiones en sus vehículos y un control en toda la cadena de valor, desde la operación en la planta hasta el compromiso medioambiental de sus proveedores. Híbridos, híbridos enchufables, eléctricos y a hidrógeno, el mix que propone la marca japonesa para alcanzar el desafío.

Las automotrices tienen planes de reducir el CO2, en un contexto en el que las normativas ponen plazos precisos. Por caso, la Unión Europea puso 2035 como el año del apagón para los motores a combustión, lo que llevó a las compañías a realizar planes progresivos, en un salto tecnológico en el que aparecen interrogantes sobre la disponibilidad de materiales clave para la producción de eléctricos, como el litio que se utiliza para las baterías (mineral sobre el que Argentina tiene una de las mayores reservas del mundo en las provincias de Salta, Jujuy y Catamarca).



Para Toyota, líder en vehículos híbridos desde la aparición del Prius -monopolizó la venta en Argentina de electrificados con 88% de participación en el primer semestre-, esa tecnología asoma hoy como la principal en el corto plazo para reducir emisiones. Un puente hacia la electrificación, dice Toyota, por los híbridos convencionales, que tienen la ventaja de no necesitar una red de carga específica, ya que las baterías se nutren de la regeneración energética del frenado y del motor a combustión.

Que sean autorrecargables es un punto central, en especial en países como los de la región que no tienen desarrollada una infraestructura para recarga de eléctricos. En ese sentido, además de una expansión de las redes de carga, en Toyota mencionan la necesidad de que la matriz energética avance hacia la generación limpia y renovable, así como una reconversión de la cadena de valor.

Corolla Cross HV 9.jpg

Los datos de la automotriz señalan que un híbrido utiliza un 50% menos de combustible y que cada tres híbridos que se venden, equivale a retirar del mercado un vehículo a combustión. Además del Prius, el primer híbrido en lanzarse en el país en 2009, hoy Toyota ofrece en el país Corolla, Corolla Cross, RAV4, CH-R, y toda la gama de Lexus, la división de lujo del grupo. El objetivo es que todo el portfolio de productos tenga al menos una versión electrificada.

El paso siguiente son los híbridos plug in. Es decir, híbridos enchufables, que aún la marca no ofrece en el país. En la pista de prueba de la planta de Zárate se realizó una prueba de una RAV4 con este sistema, que tiene como eje destacado que se puede recargar de forma externa para tener una autonomía 100% eléctrica de 75 km. Sin embargo, aún sin carga eléctrica, pueden funcionar con su motorización híbrida. En resumen: conducción 100% eléctrica para trayectos cortos. Conducción híbrida para grandes distancias.

toyota mirai.jpg

Asimismo, Toyota avanza con los 100% eléctricos a través de modelos como Bz4X o Lexus UX. El primero, presentado este año, es el primero de una escalada que apunta a llegar a 30 modelos cero emisiones para 2030. Y sigue adelante con una tecnología particular, como la del Fuel Cell Electric Vehicles (FCEV), que funcionan a base de hidrógeno -son también vehículos eléctricos-, y que en Toyota se traduce en el modelo Mirai (no se ofrece en el país), también a prueba en la planta de Zárate, y que ya se probó en C5N.

El corazón de su funcionamiento es la Celda de Combustible donde se mezclan el hidrógeno del tanque con el oxígeno del aire exterior. Esa combinación provoca una reacción química que genera electricidad por un lado y agua (H2O) por el otro. Esa electricidad es la que le da energía al motor eléctrico que impulsa al vehículo. El único residuo del funcionamiento del Mirai es agua.

En cuanto a los procesos productivos, Toyota avanza en procesos de eficiencia energética para disminuir la huella de carbono también en su matriz industria. Paneles solares, optimización logística, aprovechamiento del agua, entre las políticas de la automotriz a nivel global.

DEJA TU COMENTARIO: