Misterio en Córdoba: le amputaron el pene y los testículos por una incierta lesión

El hombre de 70 años permanece internado y la Policía investiga si se trata de una herida autoinflingida o de la mordedura de su perro, un mestizo cruza con pitbull. Hay indicios que hacen dudar a los investigadores.

Un extraño caso sorprende a la Policía de Córdoba y da tema de conversación a los vecinos. Un hombre de 70 años fue internado por la amputación del pene y de los testículos, y todavía falta determinar si se trató de una lesión autoinfligida o producto de la mordedura de su perro.

El viernes, al rededor de las 21, una mujer llegó a la casa de su exesposo, en el barrio San Martín de la capital cordobesa, y lo halló tendido en el suelo con un fuerte sangrado en la entrepierna. Se comunicó de inmediato al 107 para que recibiera asistencia.

Los médicos a cargo del servicio de emergencias le diagnosticaron una laceración genital, por lo que fue trasladado al Hospital Italiano. Allí, debieron amputarle el pene y los testículos y quedó internado en estado reservado.

Lucas Gallardo, jefe de terapia intensiva del centro de salud, explicó en diálogo con Cadena 3 que "se identificó una pérdida de tejido en abdomen bajo y región escrotal, además una amputación parcial del pene y ambos testículos".

Perro mestizo pitbull hombre pene testículos amputación

En el fragor de la urgencia, los médicos no pudieron determinar aún cómo fue que se produjo la herida. Hay dos posibilidades: que haya sido autoinfligida o que se trate de una mordedura de su perro, un mestizo cruza con pitbull. Los efectivos secuestraron al animal de manera preventiva.

Sin embargo, de acuerdo a un testimonio que recoge el medio local El Doce, un urólogo cirujano puso en duda la versión de la mordedura canina ya que el corte en la zona genital fue "triangular", poco compatible con la explicación del hombre.

Por otro lado, la Policía encontró cuatro armas en la casa: una pistola calibre 7.75, una escopeta calibre 12, un revolver 32 largo (con seis cartuchos en el tambor) y otro revolver 22 (con cartuchos), algunos sin numeración visible, aunque probablemente se deba a su antigüedad y no a una acción intencional.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: