Cuál es la tradición italiana para los pescadores que incluye un festejo único en Mar del Plata

Se trata de un festejo que comenzó en el siglo pasado en el seno de los inmigrantes italianos que se radicaron en La Feliz y la localidad fue declarada como sede de la celebración.

La ciudad de Mar del Plata, una de las más elegidas por los argentinos para vacacionar en verano, se caracteriza por su zona portuaria o, como sucedía antiguamente, por la avenida de los pullovers, entre otras. Sin embargo, es una localidad que durante el siglo anterior le abrió los brazos a los inmigrantes, muchos de ellos, italianos. Es por eso que a partir de allí podemos asociar y llegar a la conclusión del por qué en dicha región se respetan algunas costumbres italianas.

El puerto en Mar del Plata fue construido en 1910, aunque, fue inaugurado once años más tarde -en 1921-. Además, este espacio fue dispuesto por una Ley Nacional y durante la obra, a los pescadores no les quedó otra alternativa que moverse por diferentes sectores de la costa marplatense ya que fueron "empujados" por la elite porteña que se apropiaba de las playas locales.

La tradición que lograron imponer en la sociedad se fue reinventando todos los años, es por eso, que sigue más vigente que nunca. Conocé de qué se trata.

De qué se trata la tradición de La fiesta de los pescadores en Italia

El Pueblo de los Pescadores, así se los llamaba popularmente, estaba integrado por distintos grupos oriundos de distintas zonas de Italia como Ischia, Sicilia, Puglia, Sorrento, entre otras. Cada integrante tenía como objetivo llevar a cabo las festividades patronales de origen en el puerto y, por lo tanto, ceremonias religiosas sobre distintos santos coincidían en ese espacio. Cabe destacar que no tenían un santo patrono que los reuniera a todos.

A comienzos de la década del 20 aparece en la comunidad portuaria el padre José Dutto y fue él a quien se le ocurrió realizar una fiesta que los reuniera alrededor de un santo patrono.

La historiadora Bettina Favero, cuenta: “Cuando el padre Dutto propuso la realización de esta fiesta, se presentó el problema de cuál de estas imágenes los representaría, quién sería el santo patrono de los pescadores. Por lógica consecuencia, cada grupo de paisanos deseaba que fuera el propio. Es a partir de ese momento que Dutto, en una maniobra hábil en la que aplacó las diferencias entre los inmigrantes y fortaleció a la iglesia oficial, propuso que fuera San Salvador quien cobijara en su seno a todos los pescadores del Puerto sin distinción ni de pueblo ni de nacionalidad. Así lo podemos ver en la carta dirigida al presidente de la Asociación Pro Mar del Plata en 1928: ‘En el deseo de orientar un poco cristianamente al gremio de los pescadores del puerto, me he propuesto desde hace tiempo, organizar, posiblemente, una fiesta de carácter religioso, a saber: elegir un santo Patrono de los pescadores y festejarlo anualmente en un día a elegirse de acuerdo con los pescadores, con programa a determinarse’”.

Fiesta de los Pescadores.

La fiesta no diferenciaba nacionalidades y la intención fue buscar un sentido homogeneizador entre los inmigrantes que refuerza su hermandad. Dutto le escribe a Don Luigi Orione, fundador de su orden en 1928 y le informa que la fiesta fue un éxito y que más de 2000 personas acompañaron la procesión hasta la banquina de los pescadores.

El momento más importante de dicha fiesta era la misa y procesión de los fieles que se dirigían hacia la capilla la Sagrada Familia con la imagen de San Salvador al frente. Para la década del 40, se conformó la primera Asociación pro fiesta de los pescadores, esto significaba una mejor organización y un crecimiento de la misma.

En la Banquina Chica terminaba la procesión y allí, con el paso del tiempo, se fueron sumando actividades artísticas durante el sábado y el domingo.

La historiadora Favero, indica: “Normalmente los espectadores se sentaban sobre los cajones de pescado ubicados a lo largo de la banquina y allí se conformaba una especie de anfiteatro natural. Los juegos en el agua como el palo enjabonado y la pesca del atún, eran los más esperados entre los visitantes ya que allí se podía observar la habilidad de los participantes para evitar caer al agua sin resbalar del palo, en el primer caso, o la recreación de una escena laboral de los pescadores del sur de Italia, que consistía en demostrar la forma en que se pescaba el atún en las aguas del Mediterráneo. Tales actividades se desarrollaban durante el sábado y el domingo. El cierre de la festividad se daba con la misa en la parroquia, luego la procesión por las calles del barrio que continuaba en el mar con la embarcación de los fieles en las lanchas preparadas para tal fin. De vuelta en la banquina se realizaba la bendición de las aguas y se rezaba un responso en memoria de los pescadores fallecidos. A continuación, prosiguen actividades recreativas para finalizar la fiesta con la quema de fuegos artificiales que advertían al resto de la ciudad el cierre de la festividad”.

tradicion
Fiesta de Los Pescadores.

Fiesta de Los Pescadores.

Con el paso de los años, como sucede con todos los eventos, esta celebración fue mejorando y se fueron sumando artistas nacionales a los festejos. Además, se agregó un concurso de belleza en la que solo se podían presentar las hijas de los pescadores.

Durante la década del 60 se sumó la gastronomía y se podía disfrutar de pastas, frutos del mar y otros productos de la pesca.

La fiesta cada vez era más grande y congregaba más gente y fue por eso que en 1979 y a pedido de la Secretaría de Turismo del Partido de General Pueyrredón, la subsecretaría de Turismo de la Nación declara a la ciudad de Mar del Plata como sede de la Fiesta de los Pescadores, convirtiéndose en un atractivo más de la ciudad.

La celebración continúa al igual que las procesiones devotas del puerto. Aquella fiesta que comenzó como un acontecimiento que mezcló experiencias y relacionó a distintos grupos dentro del puerto, más la memoria de aquellos que perdieron su vida en el mar, sigue vigente.

DEJA TU COMENTARIO: