Para frenar la inflación, con la macroeconomía no alcanza

Es válido el argumento de que es imprescindible ordenar la macroeconomía para discutir la cuestión de los precios, pero queda cada vez más claro que hacen falta otras políticas.

Los precios aumentaron un 7% en agosto y acumularon desde enero un alza de 56,4%, según datos publicados por el Instituto de Estadísticas y Censos (Indec). El nivel general del índice de precios al consumidor (IPC) registró en la comparación interanual un incremento de 78,5%.

Los mayores aumentos de precios en agosto se registraron en los rubros de Prendas de vestir y calzado (9,9%), Bienes y servicios varios (8,7%), y Equipamiento y mantenimiento del hogar (8,4%).



Durante agosto, también se destacó la suba de la cuota de la medicina prepaga, que incidió en la división Salud (5,7%) y de los servicios de agua y electricidad en algunas regiones del país, que impactó en Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (5,5%),.

Pero, entre todos los incrementos, el más preocupante es el que registraron los Alimentos y bebidas no alcohólicas (7,1%), con fuertes aumentos en Verduras, Azúcar, Frutas, Aceites y Lácteos.

Los tubérculos y verduras con aumentos entre un 30 y un 60 por ciento fueron los de mayor incidencia en la suba del precio de los alimentos en agosto pasado. También tuvieron aumentos de entre un 10 y un 20% los artículos de almacén, y los que menos subieron fueron los lácteos y las carnes, según los precios sugeridos que difundió el organismo estadístico.

Mientras que en julio ciertos economistas explicaban que la cifra de la inflación tenia que ver con la disparada de los dólares financieros, pero desde entonces el Contado Con Liquidación se redujo y los precios de los alimentos no siguieron ese camino.

Podemos hablar de que existe cierta inercia inflacionaria. También es válido el argumento de que es imprescindible ordenar la macroeconomía para discutir la cuestión de los precios, pero al mismo tiempo queda cada vez más claro que con la macroeconomía sola no alcanza y hacen falta otras políticas.

DEJA TU COMENTARIO: