21 de noviembre 2021 - 10:30

La bruma alfonsiniana

A pesar de la derrota electoral a nivel nacional, el Gobierno se apoya en la estrecha brecha en Buenos Aires para generarse una segunda vida con su nuevo plan económico.

José Natanson
José Natanson

La derrota del Gobierno en las Elecciones fue tan nítida, tan concreta y tan nacional, como reducida en la provincia de Buenos Aires. Y esta diferencia entre las expectativas y los votos concretos cifra la idea del oficialismo de generarse una segunda vida a través de su nuevo plan económico.

Argentina atraviesa un momento de hegemonías débiles y parece paralizada. Es un problema: si algo demostró la historia reciente es que el país se reforma a través de liderazgos fuertes. Fue el caso de Raúl Alfonsín en sus primeros años de mandato y del kirchnerismo, que conservó el poder durante 12 años.

Alberto Fernández es consciente de este peligro acechante y, por eso, salió a anunciar el plan plurianual en el Congreso como una idea de fijar el rumbo económico, el compromiso de la coalición y, también, con los sectores más moderados de la oposición.

Pero más allá de lo que ocurra con el acuerdo, es un momento delicado: el Gobierno está envuelto en una bruma alfonsiniana. Muchas de las características contextuales de los años ochenta están presentes hoy, como un dólar alto, amenaza de devaluación, inflación alta y pobreza.

Como la gestión de Alfonsín, la de Fernández se presenta progresista, pero con fuertes restricciones financieras. Algo que no le pasó al kirchnerismo y que sí se refleja en la década del '80.

DEJA TU COMENTARIO: