La tenebrosa historia del Estadio Nacional de Chile

Escenario de los partidos de la selección de fútbol y de recordados conciertos y celebraciones, también funcionó como centro clandestino de detención y tortura.

Escenario de los partidos de la selección de fútbol y de recordados recitales y celebraciones, es también una de las sedes de votación en las elecciones. Pero el Estadio Nacional de Chile oculta un oscuro pasado.

Ideado y planificado por el arquitecto y urbanista austríaco Karl Brunner, fue inaugurado en la ciudad de Santiago el 3 de diciembre de 1938.



Originalmente su capacidad era bastante menor, pero ganó en capacidad para la gran cita del Mundial de Fútbol de 1962.

Sin embargo, hay otra historia tenebrosa: el Estadio Nacional Julio Martínez Prádanos fue utilizado como campo de concentración de prisioneros políticos.

Funcionó como centro clandestino de detención y tortura durante largo años en los ’70, antes y después del golpe de Estado liderado por Augusto Pinochet que derrocó al gobierno de Salvador Allende.

Como un elemento para conservar la memoria de aquellos años oscuros, una pequeña porción del estadio tiene todavía las gradas de madera de ese entonces. Un museo viviente de lo que el Estadio Nacional fue para la historia de Chile: un sitio que condenó a miles de personas a la tortura, la muerte o el exilio.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: