La fractura del MAS en Bolivia: ¿crisis o quiebre definitivo? 

La presidencia de Luis Arce cumplió dos años mientras el frente Movimiento al Socialismo suma cada vez más rispideces tras un polémico censo por el que Santa Cruz, la principal región del país, está en un paro indefinido.

Se cumplieron dos años de la gestión de Luis Arce en la presidencia de Bolivia. Pero la interna en el frente Movimiento al Socialismo (MAS) suma cada vez más rispideces tras un polémico censo por el que Santa Cruz, la principal región del país, está en un paro indefinido. Ya transcurrieron más de 20 días de la medida de fuerza que afecta a la zona de mayor prosperidad económica.

El conflicto tiñó las calles de violencia, enfrentamientos cruzados entre oposición y oficialismo, provocó muertes, un centenar de heridos, y el pedido de un censo a realizarse en 2023 para cuantificar la población, actualizar su representación legislativa y la cantidad de fondos estatales que recibe.



La ciudad está ubicada en el llano del país y controlada por la oposición de derecha, y está viviendo cortes de calles, avenidas y caminos interdepartamentales de manera constante para exigirle al gobierno de turno el censo anticipado.

Los manifestantes consideran que el último censo, realizado en 2012, no refleja la actual situación sociodemográfica y es por eso exigen que se resuelva cuanto antes. La oposición considera que a través de un nuevo sondeo la región de Santa Cruz conseguiría más votos y más escaños en el Parlamento en las próximas elecciones de 2025.

Tanto seguidores como detractores del oficialismo, armados con piedras, palos y explosivos, fueron los protagonistas de los choques que empezaron en Puerto Quijarro, ciudad de unos 20.000 habitantes fronteriza con Brasil.

Tras estos hechos, que alcanzaron gran repercusión en las redes sociales, el Presidente culpó a la oposición mientras calificó de inadmisibles las iniciativas de dividir al país. También hizo referencia al golpe de Estado ocurrido en noviembre de 2019, por el cual Jeanine Añez tomó el poder. Además, en línea con la condena de la Comisión Interamericana de DDHH por los violentos enfrentamientos de este fin de semana, Arce advirtió que tomaría acciones penales contra los responsables de las protestas.

La ministra de Presidencia, María Nela Prada, criticó los días "de terror" que caracterizan al paro de Santa Cruz, afirmando que los líderes de las protestas tienen las "manos manchadas de sangre".

Para calmar la situación, Arce adelantó tres meses la fecha prefijada del censo para 2024 y condenó los hechos de violencia

Con esta escalada de tensión, el frente MAS sufre su propia interna ya que fue el ex mandatario Evo Morales quien le pidió al Gobierno resolver el tema del censo y dijo que el paro “podía evitarse con un manejo oportuno y responsable”.

El conflicto por el censo

Si bien el censo debía realizarse este noviembre, el gobierno de Arce anunció su aplazamiento hasta el 2024 alegando razones técnicas, lo que estalló la furia de los cruceños, generando huelgas indefinidas y cortes de distintos sectores.

Después de los intentos fallidos de diálogo se instaló una comisión técnica con la participación de los nueve departamentos del país y de ellos dependerá la definición de una nueva fecha. Pero más allá de las manifestaciones que hoy tienen en vilo al país, el MAS sufre una fractura interna en el Parlamento, por la elección de la nueva directiva en la Cámara de Diputados para el 2023.

Tras el listado presentado tanto por el oficialismo como por la oposición, fue el propio legislador del MAS Freddy Mamani Laura el que decidió dictar un cuarto intermedio sin definición alguna, lo que elevó las tensiones.

El fuego cruzado reapareció cuando otra legisladora del mismo partido reinstaló el debate mientras Mamani se ausentaba. De este tema también habló el ex mandatario Morales.

Pero desde el golpe de Estado que llevó a la proscripción de Evo Morales y la asunción ilegítima de Jeanine Añez, declarada culpable por los delitos de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la constitución, Bolivia sufre asperezas constantes. De hecho, ya hacía un mes Morales había advertido que la conflictividad social se vería en las calles.

Quién es Luis Arce

Luis Arce fue ministro de economía de Evo Morales y ganó las elecciones en 2020 en primera vuelta pese a que ningún sondeo se esperaba tal triunfo.

Tiene 59 años y ayudó al líder cocalero a establecer un modelo económico claro. De hecho, varios analistas le atribuyen el boom económico durante el gobierno de Morales.

Pero ahora, con los números en rojo, una pandemia mal administrada por la gestión anterior y una conflictividad social que está en evidencia en las calles, un nuevo aniversario en su gestión parece demostrar que hasta el mismo oficialismo se replantea el curso. Falta comprobar si esta fisura en el MAS es una crisis pasajera o un quiebre definitivo.

DEJA TU COMENTARIO: