5 de diciembre 2021 - 15:35

El Gobierno se juega la carta más fuerte ante el Fondo Monetario Internacional

La delegación de funcionarios que viajó a Washington espera alcanzar puntos de acuerdo básicos con los técnicos del organismo para que la Casa Rosada pueda enviar al Congreso su "Plan Plurianual".

El Gobierno tendrá esta semana la dura tarea de acercar posiciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El grupo de funcionarios del Ministerio de Economía y del Banco Central que viajó a Washington buscará alcanzar puntos de acuerdo con los técnicos del organismo para avanzar en la renegociación del préstamo de U$S44 mil millones de dólares que la administración de Mauricio Macri recibió a partir de 2018.

El foco estará puesto en el trazado de los números gruesos de Argentina para los próximos años: las diferencias sobre las proyecciones del déficit fiscal, el crecimiento y la inflación se llevarán el mayor tiempo de las conversaciones que comenzarán desde este lunes y se extenderán toda la semana.

La idea del ministro de Economía, Martín Guzmán, es arrancar el programa en 2022 con un déficit fiscal del 3,5% del PBI, pero el organismo pedirá un esfuerzo mayor, se cree, en torno al 2%. La diferencia no es menor, ya que según reconoció recientemente el ministro, el rojo primario de las cuentas públicas del 2021 va a concluir en 3,5%, y la Casa Rosada no aspira a hacer un ajuste en las cuenta en plena salida de la pandemia.

Por otro lado, el reclamo de los técnicos del organismo es reducir el déficit fiscal por vía de un recorte de la obra pública, algo que Guzmán no tiene intenciones de cumplir. En lo que está claro que habría un mayor entendimiento es en el tema de las tarifas públicas. Analistas privados estiman que los subsidios a los servicios públicos ya se ubican en un nivel del 3,4% del PBI, y que de allí, al menos un punto se puede obtener.

En cuanto al dólar, está casi determinado ya que la Argentina no podrá ir a un esquema de reducción de restricciones cambiarias por lo menos en el corto plazo. Tampoco va a ir a un cierre de la brecha cambiaria de un solo salto. El presidente del Banco Central, Miguel Pesce, anticipó que no va a haber devaluación brusca porque en Argentina se produce un overshooting (sobrereacción) cuando ello ocurre.

DEJA TU COMENTARIO: