Crisis en el sector automotriz: General Motors, Toyota y Renault anunciaron recortes y suspensión de la producción

La planta de GM en la localidad santafesina de Alvear estará inactiva desde este miércoles ante la escasez de dólares para pagar importaciones. Por su parte, las otras dos empresas no renovarán contratos y comenzaron a ofrecer retiros voluntarios.

La industria automotriz argentina comienza a sufrir las políticas de ajuste del Gobierno y algunas de las empresas más importantes anunciaron medidas para hacerle frente a la crisis, entre ellas la paralización total de la producción y la reducción de personal.

General Motors informó que frenará la producción en su planta de la localidad santafesina de Alvear, en cercanías de Rosario, desde este miércoles hasta el 14 de abril por inconvenientes con el suministro de piezas de proveedores afectados con los pagos al exterior.

De esta manera, la compañía vuelve a suspender su producción como lo hizo desde fines de diciembre hasta comienzos de este mes por el mismo motivo. En aquel momento, había dispuesto que sus empleados tomen vacaciones con la expectativa de retomar la actividad a partir del lunes 29 de enero, pero esa intención se retrasó por la imposibilidad de abonar importaciones de insumos necesarios para la producción.

A comienzos de marzo había vuelto a producir, pero pocos días después debió suspender nuevamente la fabricación del SUV Tracker, que es el único modelo que se produce en esa planta.

“GM Argentina informa que, a partir del 27 de marzo y hasta el 14 de abril, suspenderá la producción en su planta de Alvear, provincia de Santa Fe, por inconvenientes con el suministro de piezas de proveedores afectados con los pagos al exterior”, indicaron a través de un comunicado oficial.

Pese a que el Gobierno comenzó a liberar divisas para abonar a proveedores del exterior, el sector automotriz es uno de los más afectados por la escasez de dólares para pagar importaciones. Las restricciones para el acceso a dólares provocaron que, durante el año pasado, la industria sufriera numerosas interrupciones en su producción, por el incumplimiento de pagos al exterior.

Planta de General Motors

La situación de General Motors se repite en otras empresas del sector: la planta de Toyota en la localidad bonaerense de Zárate ofrecerá el retiro voluntario a unos 400 operarios, a raíz del recorte en los planes de producción para el 2024.

"Con los retiros, Toyota encontraría una manera de prescindir de mano de obra en un contexto en el que creen que se deberán producir unas 25 mil unidades menos que en 2023. Se pasará de unas 186 mil a unas 160 mil, según las estimaciones empresariales", indicaron desde el sindicato Smata al sitio InfoGremiales.

Desde la empresa sostienen que el recorte de producción corresponde "sólo para las unidades destinadas a los mercados de exportación". Chile, Perú y Colombia comprarán menos vehículos que el año pasado, debido a la recesión que atraviesan las economías de esos países, en tanto que Brasil, el principal destino de exportación de Toyota, se mantiene con una "demanda estable".

Sin embargo, pese a que la decisión responde a una caída de las ventas en los mercados de exportación, la compañía no puede sostener los puestos de trabajo que, aseguran, tienen intenciones de volver a ocupar cuando se recupere la situación en los mercados.

Planta de Toyota Argentina

En tanto, Renault se convirtió este martes en la tercera automotriz del país en anunciar recortes en su producción pero, a diferencia de Toyota, la medida se debe a la caída de las ventas en el mercado interno. La compañía dará por finalizados los contratos de 270 operarios y puso en marcha un plan de retiro voluntario y jubilaciones anticipadas.

"Desde finales del año pasado, el mercado argentino ha experimentado una caída significativa en los niveles de patentamientos, con una reducción acumulada cercana al 30% hasta el momento", sostuvieron fuentes allegadas a la sucursal local de la empresa al sitio especializado Motor1.

Además, explicaron: "Este declive ha tenido un impacto directo en el plan de producción de nuestra Fábrica Santa Isabel, cuyo volumen depende estrictamente de la demanda y cuya producción está mayormente destinada al mercado interno. Por ese motivo, nos vemos obligados a reorganizar la estructura de nuestra actividad industrial".

En la Fábrica Santa Isabel, ubicada a 10 kilómetros de la ciudad de Córdoba y que cuenta con una superficie total de 195 hectáreas, se realizan cuatro procesos fundamentales de fabricación: embutición, soldadura, pintura y montaje.

Allí se producen los modelos Renault Kangoo, Sandero, Stepway, Logan, Alaskan y Nissan Frontier y la gran mayoría de su producción se vende en el mercado interno. En lo que va del año, los patentamientos de autos en la Argentina cayeron un promedio de 27%.

Fábrica de Renault en Argentina

DEJA TU COMENTARIO: