17 de mayo 2022 - 11:17

Clave: qué es y cómo funciona el Control de Estabilidad en un auto

Es uno de las principales herramientas del equipamiento de seguridad activa, aquel que interviene para evitar un accidente. Desde enero de 2022 se encuentra disponible, por ley, en todos los vehículos 0km.

Existen dos tipos de equipamiento de seguridad en un vehículo. Por un lado tenemos el equipamiento de seguridad pasiva, qué es aquel que interviene cuándo ya ocurrió un accidente, cómo por ejemplo los airbags o el cinturón de seguridad, entres otros. Y también podemos encontrar el equipamiento de seguridad activa, aquel que interviene para evitar un accidente. En este último grupo se encuentra el Control de Estabilidad, un equipamiento que desde enero de 2022 se encuentra disponible, por ley, en todos los vehículos 0km que se venden en Argentina y en mi opinión debería ser decisor de compra contar con este equipamiento en un vehículo usado.

Qué es el Control de Estabilidad

Es un sistema de seguridad activa compuesto por una UCE (unidad de control electrónico) que monitorea la trayectoria del vehículo mediante sensores que controlan dicha trayectoria hasta 25 veces por segundo y actúa si detecta que la mencionada trayectoria del vehículo no está siendo consecuente con la posición de las ruedas, de la dirección, del vehículo en su totalidad.

El sistema fue creado por Bosch (en alianza con Mercedes-Benz) en el año 1995 y en situaciones riesgosas actúa frenando las cuatro ruedas de manera individual para evitar derrapes, tanto subvirajes cómo sobrevirajes.

El conjunto de sensores está compuesto por:

  • Sensor de ángulo de dirección: está ubicado en la dirección y proporciona información constante sobre el movimiento del volante, es decir, la dirección deseada por el conductor.
  • Sensor de velocidad de giro de rueda: son los mismos del ABS e informan sobre el comportamiento de las mismas (si están bloqueadas, si patinan...)
  • Sensor de ángulo de giro y aceleración transversal: proporciona información sobre desplazamientos del vehículo alrededor de su eje vertical y desplazamientos y fuerzas laterales, es decir, cuál es el comportamiento real del vehículo y si está comenzando a derrapar y desviándose de la trayectoria deseada por el conductor.
esp.jpg
El ESP puede frenar a cada rueda por separado.

El ESP puede frenar a cada rueda por separado.

Durante la conducción normal, el Control de Estabilidad supervisa continuamente la dirección y la dirección del vehículo. Compara la dirección prevista del conductor (determinada por el ángulo medido en el volante) con la dirección real del vehículo (determinada a través de la aceleración lateral medida, la rotación del vehículo y las velocidades individuales de las ruedas sobre la carretera).

El ESP interviene solo cuando detecta una probable pérdida de control en la dirección, como cuando el vehículo no va donde el conductor está conduciendo. Esto puede suceder, por ejemplo, al derrapar durante virajes evasivos de emergencia, subviraje o sobreviraje durante giros mal calculados en carreteras resbaladizas o hidroplanning.


Durante la conducción de alto rendimiento, el ESP puede intervenir cuando no se desea, porque la entrada de la dirección puede no siempre ser indicativa de la dirección de desplazamiento prevista (como durante la deriva controlada). El Control de Estabilidad estima la dirección del patinaje y luego aplica los frenos a las ruedas individuales de forma asimétrica para crear un par alrededor del eje vertical del vehículo, oponiéndose al patinaje y haciendo que el vehículo vuelva a alinearse con la dirección ordenada por el conductor. Además, el sistema puede reducir la potencia del motor u operar la transmisión para reducir la velocidad del vehículo.

esp1.jpg
El Control de Estabilidad fue creado por Bosch en 1995.

El Control de Estabilidad fue creado por Bosch en 1995.

DEJA TU COMENTARIO: