Cómo la cocaína mató al chico que amenazaba el reinado de Jordan en la NBA: la historia de Len Bias, un talento único

Horas después de ser elegido en el draft por los campeones Celtics murió por sobredosis. ¿Qué pasó esos últimos días y horas?. Cómo su muerte cambió la concientización y la legislación antidrogas en EEUU.

-Urgencias del Hospital Leland.¿Qué necesita?

-¡Que venga una ambulancia a la 1103 del Washington Hall!



-¿A qué lugar?

-Departamento 1103 del Washington Hall. ¡Es una emergencia! ¡Es Len Bias… el que ha elegido en Boston... ¡Necesita ayuda!

-¿De qué está hablando?

-Estoy diciendo que alguien necesita ayuda... ¡Len Bias necesita ayuda!

-De acuerdo, ¿qué es lo que ocurre?

-No... no respira bien. Le estoy dando respiración boca a boca, ustedes pueden escucharlo. ¡Es Len Bias! ¡Tienen que hacer que viva! ¡No puede morir! ¡En serio, señor! ¡Vengan rápido, por favor!

19 de junio de 1986. Son las 6.30 de la mañana, cuando Brian Tribble llama desesperadamente al 911 para pedir ayuda para su amigo más entrañable. Leonard Kevin Bias está tirado en la cama en una habitación del campus de la Universidad de Maryland. Balbucea, los ojos están perdidos, apenas puede respirar, de repente convulsiona.

A su lado, Tribble desespera y los jugadores Terry Long y David Gregg, los únicos tres que están junto a la estrella, quedan atónicos, casi sin poder reaccionar. Cuando los paramédicos llegan, pocos minutos después, Lenny ya no respira. Las maniobras para resucitarlo en la ambulancia y en el hospital tampoco surten efecto… A las 8.55, tras la llegada de sus padres y el entrenador, queda confirmada la muerte de quien estaba llamado a ser la nueva superestrella del básquet mundial, quien hacía dos días había sido elegido en el puesto N° 2 del draft de la NBA, nada menos que por los campeones Boston Celtics, quien estaba a punto de desembarcar en la NBA para disputar el reinado de una estrella emergente como Michael Jordan, con quien ya lo comparaban luego de cuatro apasionantes duelos en el básquet universitario entre 1983 y 1984.

bias
Estaba a punto de desembarcar en la NBA para disputar el reinado de Jordan.

Estaba a punto de desembarcar en la NBA para disputar el reinado de Jordan.

De repente, el que tenía todo, no tenía nada. Algo tan simple y, a la vez, tan shockeante e inexplicable, sobre todo cuando se habla de alguien tan famoso. Una tragedia que tuvo todos los condimentos para convertirse en una de las más impactantes de la historia del deporte mundial. Un caso que, en Estados Unidos, impactó tanto a nivel deportivo, social y político, transformándose en un mojón en la historia de la lucha contra las drogas, dentro y fuera de la NBA. En esta nota buscaremos reconstruir cómo un chico que tenía todo para ser el mejor, que parecía ejemplar en su comportamiento, terminó de esa manera.

Bucearemos en su talento, en su personalidad, en su psiquis, en su entorno, en sus últimos meses y en aquellas fatídicas últimas horas, con el informe médico de su muerte y el juicio posterior. Y, también, en lo que vino después. En la otra tragedia de la familia, en la valiente postura de los padres y en cómo desde el presidente Ronald Reagan hasta abajo se dijo basta: cómo todos tomaron conciencia de que así no se podía seguir… Por qué desde el emblemático caso Bias ya nada fue lo mismo, al menos en el deporte estadounidense.

Len Bias, un diamante en bruto

Bias nació el 18 de noviembre de 1963 en Landover, Maryland. Fue alto desde que nació, por eso no sorprendió que empezara con el básquet, a los 8 años. Era muy tranquilo, cuentan, al punto que un pastor de una iglesia a la que asistía con su familia le puso Frosty, por lo relajado que era. Aprendió a jugar en la calle, en un barrio picante, con los mejores, más duros y más grandes pibes de la zona. Por eso, cuando llegó al secundario Northwestern de HyattsVille, no sorprendió cómo mostró su talento. Un talento que impactaba más que nada por lo que era pero, además, porque el techo se veía lejano…

De a poco se fue destacando hasta que en 1982, su último año en el instituto, fue la estrella de los Wildcats camino al subcampeonato estatal, promediando 20 puntos y 12 rebotes. También llegó al All Star y fue co-MVP de aquel partido, tras sumar 19 y 11. Todo esto hizo que varias universidades top, desde Georgetown hasta Syracuse, pasando por Indiana, se fijaran en él. Sin embargo, Bias decidió quedarse en su ciudad natal, eligiendo la Universidad de Maryland para jugar en una de las conferencias más complicadas, la ACC, donde competían Duke, Virgina, Wake Forest y la North Carolina de Michael Jordan, por caso.

bias
El año 1982 fue el último en el instituto.

El año 1982 fue el último en el instituto.

En su primera temporada, como suplente, promedió 7.1 puntos y 4.2 rebotes, demostrando que era un diamante en bruto. Para a la mitad de la segunda campaña ya era titular y una de las figuras del equipo, elevando esa temporada sus medias a 15.3 puntos y 4.5 recobres, jugando 12 minutos más (de 22 pasó a 34.5). Tan bueno era que, aquel año, Maryland ganó la conferencia por segunda vez en su historia, con él como MVP, tras vencer a Duke en la final y siendo apenas el #14 preclasificado.

Si el segundo año fue muy bueno, digno de un MVP, el tercero resultó de otro planeta. Bias pasó a ser el dueño de los Terapins, promediando 18.9 puntos, 6.8 rebotes y 1.8 asistencia, mientras que en la última campaña, la 85/86, trepó a 23 y 7, siendo elegido el mejor jugador de la durísima conferencia ACC en 1985 y 1986, además de All American (quinteto ideal nacional). Dos temporadas que lo ponían como el mejor jugador universitario.

“En los 40 años que dirigí, los dos jugadores más talentosos que vi fueron Jordan y Bias. Ellos, incluso, trascendieron el juego”. Aquella jugada declaración de Mike Kryzewski, el mítico Coach K de Duke, quedó en la historia y nos permite adentrarnos en los duelos de quienes fueron los jugadores de aquel momento en la NCAA, el máximo semillero de la NBA. Por eso no sorprendió que se esperaran de forma especial los duelos entre ambos. Incluso desde la primera temporada, cuando Bias aún era suplente y le tocó medirse con un MJ que ya era una estrella certificada, tras haber metido el tiro del triunfo en la final de la NCAA ante Georgetown, el año anterior.

Los duelos entre Len Bias y Michael Jordan

El 12 de enero de 1983 se midieron por primera vez, con MJ anotando 21 puntos y Bias aportando 11, como suplente. North Carolina se impuso 72-71, dejando abierta la revancha para un mes después, el 16 de febrero de 1983. Michael inició en fuego, con 15 puntos en el primer tiempo. Pero, en el segundo, Bias mostró las garras: en defensa, ayudó a dejar a MJ en cero durante 14 minutos (el 23 terminó con 21 en) y del otro lado aportó 11 puntos, incluyendo un recordado volcadón sobre Brad Daugherty, para que Maryland se tomara revancha y ganara 106-94. Primera derrota de UNC en la ACC.

jordan bais
Cada nuevo choque despertó la atención nacional.

Cada nuevo choque despertó la atención nacional.

Luego de aquel duelo, cada nuevo choque despertó la atención nacional. Cuentan que, entre ellos, tenían muy buena onda y que se mantenían en contacto en los recesos, pero cuando la pelota iba al aire, como grandes competidores eran, la rivalidad explotaba… El segundo matchup fue el 12 de enero de 1984 y estuvieron frente a frente casi todo el partido, pese a que Len era alero y MJ, escolta. La paridad fue parte del juego, ambos tuvieron sus momentos, con Bias terminando con 24 puntos y MJ, con 21 y 12 rebotes. El triunfo quedó en manos de los Tar Heels (74-62), un equipazo que tenía, además de a Michael, a Daugherty y Sam Perkins. Luego hubo un duelo más, el 19 de febrero del 84, antes que Jordan se fuera meses después a la NBA. Nuevamente, Su Majestad jugó mejor: 25 puntos, 71% de campo y 7 recobres, en otra victoria, en este caso por 15 puntos (78-63).

¿Bias? 15 tantos. Aunque, claro, no se puede soslayar el contexto que tenía a Su Majestad en plenitud, mientras que a Len le quedarían dos años para alcanzar su mayor status en la NCAA, justamente a días de cumplir el sueño de ser NBA... Red Auerbach, el mítico coach de los Celtics, lo vio tan bueno que le apuntó un año y medio antes, cuando lo invitó a entrenarse con el equipo que sería campeón. “Sé que otras franquicias te querrán antes, pero yo te prometo elegirte #2 del draft del año que viene, si decidís esperarnos”, le dijo quien en 1984 hizo justamente un canje, con dinero y un jugador de por medio, para quedarse con el pick #2 que luego usaría en la estrella de Maryland. Los Warriors y los Knicks, por caso, lo tentaron para que dejara la NCAA en 1985, pero Bias aceptó la propuesto por Auerbach: se quedó a disfrutar un año más de los suyos, en Maryland, con su gente y de un juego que ya dominaba.

La elección en el draft de la NBA

Y el momento soñado llegó el 17 de junio del '86, luego de que los Cavs seleccionaran a Daugherty en el primer lugar… Bias, con la gorra de los Celtics y su cara de felicidad, fue el resumen de todo. La espera había valido la pena...

“¿Has oído alguna vez la expresión ‘seguro de vida’? Pues Len es nuestro mejor seguro de vida”, arrancó Auerbach con los elogios, tras la elección. “Se trata de un gran deportista. Lo vi jugar. Lo vi entrenar. Tiene los mejores hábitos que uno puede desear. Es el chico ideal. Nosotros lo queríamos y ahora le tenemos”, completó pocos minutos después de que el chico posara para las fotos en el mítico Madison Square Garden. No fue el único que se rindió a sus pies.

bias
El momento soñado llegó el 17 de junio de 1986.

El momento soñado llegó el 17 de junio de 1986.

“Probablemente podría construir el equipo en torno a él. Así de bueno es”, afirmó KC Jones, el DT de los Celtics. Opinión fuerte teniendo en cuenta que los campeones Celtics del 86 son considerados uno de los mejores equipos de todos los tiempos. Por si faltaba algo, habló Larry

Bird, estrella de Boston y de la NBA, junto a Magic Johnson, siendo los responsables de llevar a otra dimensión a la NBA. “Ese chico tiene tanto talento que yo mismo entrenaré con los rookies durante el verano”, se animó a decir. Hablamos de un equipo que había ganado 67 de 82 partidos en la fase regular y 15 de los 18 en playoffs. Un verdadero equipazo que, además de Bird, tenía a Kevin McHale, Robert Parish, Dennis Johnson, Danny Ainge y Bill Walton. A ellos se sumaría Bias para seguir en la pelea, sin cuartel, que tenían con los Lakers de Magic, en especial, pero también en la Conferencia Este ante los Sixers del Doctor J, por caso.

Hablamos de un alero de 2m03 que podía hacer de todo. Un portento físico, con una versatilidad que asustaba, con habilidades técnicas llamativas, con deseo, mentalidad y ambición. Podía tirar, correr la cancha, defender, volcarla, moverse como un base o postearse como un pivote. Era un todoterreno de 105 kilos que atacaba el aro como nunca se había visto pero, a la vez, era mucho más que eso. “Si lo comparamos con Jordan, en el conjunto de habilidades, creo que estaba un poco por encima cuando dejó Maryland. Tenía el tiro en suspensión más hermoso que vi. Podía defender múltiples posiciones. Era un especie de híbrido de cómo ves el juego ahora, es una tragedia no haber visto a Bias en la NBA”, declaró Walt Williams.

Aquellas que rodearon al draft fueron horas ajetreadas para Bias, quien se reunió con Reebok para firmar un contrato de exclusividad (u$s1.600.000 por cinco años) con la marca que, tras ver lo que estaba pasando con Nike y Jordan, necesitaba una respuesta fuerte en el mercado. “Vamos, no puedo más”, le dijo al padre, James. Así fue que, para relajar, ambos se subieron al auto para volver a Washington. Len quería disfrutar con los suyos, familiares y amigos. El 19 arribó a Maryland, estuvo en casa, con los suyos, y luego, ya de tardecita, enfiló para el campus para encontrarse con compañeros y amigos, la gran mayoría integrantes de los equipos de básquet y fútbol americano de la facultad. Keith Gatlin, el base de aquel equipo, recuerda cómo empezó todo. “Estuvimos con él, recuerdo que lo felicité y, como era habitual en él, lo minimizó. Yo después me fui a mi habitación, cerca de las 3 de la madrugada y vi que algo se estaba armando en la de Lenny”, recordó.

¿Qué le pasó a Len Bias?

Según los reportes de la policía de Washington, Bias se desvaneció entre las 6.25 y las 6.32. El médico John Smialek, que examinó el cuerpo, sentenció la causa. “El señor Bias murió de una intoxicación por cocaína que le provocó una interrupción de la actividad eléctrica normal del cerebro que controla los latidos del corazón. Esto resultó en una serie de repentinas convulsiones y paros cardíacos”, informó. Se habla también de un coctel que incluyó mucho alcohol, en especial cerveza y cognac. Qué sucedió entre las 3 y las 6.30, en aquellas cuatro paredes, es una incógnita. O, al menos, una situación que algunos no entienden. “Nunca vi tomar nada a Len, salvo algún trago. Nunca lo vi en una situación en la que debiera preocupar por él”, le dejó claro Gatlin al sitio Undefeated.

¿Consumió por primera vez? ¿O es algo que hacía siempre? Hay versiones encontradas. Están los que dicen que Len se cuidaba mucho, que incluso se vanagloriaba de ese profesionalismo.

bias
¿Consumió por primera vez? ¿O es algo que hacía siempre? Hay versiones encontradas.

¿Consumió por primera vez? ¿O es algo que hacía siempre? Hay versiones encontradas.

Terrence Lewis, amigo del jugador, dijo haber jugado un picado días antes y cuando terminaron, “lo invité a tomar un trago y me djjo ‘no estoy tomando, no voy a dañar mi físico”. Y también están los que dicen que la estrella, desde hacía unos meses, ya no era el mismo, que se la pasaba -al menos cuatro noches a la semana- en el night club más famoso, que siempre se iba con alguna chica, que había comenzado a tomar… En el juicio federal, los forenses dijeron primero que había sido la primera vez de Bias con cocaína y luego cambiaron su opinión.

“Len no era un consumidor de drogas. Cualquier cosa que pudiera dañar su físico o su futuro, lo dejaba”, opinó Adrian Branch, una de las figuras de los Terapins. Pero, a la vez, un estudiante de la universidad llamado Barrette Palmer admitió haber fumado marihuana con Bias, junto a Long y Gregg -los dos jugadores que estuvieron con él en la noche fatídica-, al menos 10 veces. Incluso dijo que Trible le había ofrecido cocaína a él pero como le dijo que no, nunca más lo hizo.

Alguien que conocía mucho al jugador le dijo al Gran Jurado. “Ya no sé qué es real y qué no, pensé que conocía bien a Len”, admitió. Una de las cosas que se analizó es que, si la figura fuera un consumidor frecuente, esto se habría notado en su comportamiento y en su condición física. Y eso, dicen, no pasó. “Podía jugar 40 minutos, luego un suplementario y después de dar una nota sin modificar su respiración”, analizó el trainer Frank Grimaldi.

Lo que está claro que, en los últimos dos años, cuando él explotó, su agenda cambió, a la par de las presiones y responsabilidades fuera de la cancha. Y, parece, como que a Bias le costaba manejar su nuevo status. “Estaba frustrado por eso”, analizó Palmer. Parece, entonces, que por momentos, buscaba una escape, que tal vez le daban algunos compañeros -no todos- y por eso lo mantenía en secreto, para no perjudicar su imagen y que otros se enteraran…

Cuatro días luego de la muerte, cerca de 11 mil personas asistieron al funeral que fue oficiado por el reverendo Jesse Jackson, que en su homilía dijo “Dios lo ha llamado con un elevado propósito: reclamar la atención de su generación y salvarla”, dejando claro que esto debería servir para concientizar socialmente a los jóvenes. También habló Red Auerbach. Contó que la ciudad de Boston no estaba tan conmovida desde el asesinato de JF Kennedy y se despidió con palabras que hicieron llorar a casi todos: “Era el chico más feliz que había visto”. Su franquicia también sentiría el golpe. Los Celtics no volverían a ganar un campeonato hasta 22 años después…

La investigación federal arrojó que Tribble había llevado la cocaína de máxima pureza (98%) a la habitación. Fue acusado por posesión y ser distribuidor, lo condenaron a 10 años, pero al año siguiente, en 1987, fue absuelto y retiraron los cargos. Lefty Driesell, el coach del equipo, fue obligado a renunciar, supuestamente por encubrir una adicción que, muchos creen, no era adicción -o, al menos, nadie conocía- y la universidad se sumió en un profundo esquema de cambios internos para mejorar la selección y control de sus atletas. Como cuando se dan casos tan emblemáticos y shockeantes, el click se produce y los cambios acompañan.

Los cambios que produjo la muerte de Len Bias

En 1988, el Congreso de USA aprobó una ley federal con el objetivo de endurecer las penas por posesión y tráfico de drogas. Bias fue nombrado varias veces en el debate de los congresales y la legislación fue popularmente conocida como la Ley Bias. El triste desenlace de Bias pasó a ser una llamada general al combate contra la cocaína y distintas sustancias. La epidemia de la cocaína y el crack en la década del 80 afectaba a todas las clases sociales.

La familia también se comprometió en la causa. Incluso después de vivir una segunda tragedia. Cuatro años después de estos hechos, Jay Bias, hermano de Len, murió en el estacionamiento de un centro comercial de Maryland por los disparos de un tipo que aseguraba que Jay había coqueteado con su esposa. Jay tenía 22 años cuando murió, la misma edad de Len. Y su fallecimiento se certificó en la misma habitación del hospital en la que se firmó la de Lenny. Desde aquel día, los padres recorrieron el país luchando contra las drogas y apoyando el control de armas, en honor a sus hijos.

Todavía hoy muchos curiosos acuden al campus de la Universidad de Maryland, en concreto al departamento 1103 del complejo Washington Hall donde falleció Len Bias, el jugador que estaba llamado a ser uno de los más grandes de todos los tiempos. Muchos hasta el día de hoy se preguntan que hubiese sido de Len si no hubiese fallecido. ¿Los Celtics hubiesen ganado más anillos en aquella época? ¿Hubiese sido mejor que MJ? ¿Hasta dónde podría haber llegado?

Pero, en realidad, también se puede pensar en lo que logró. "El legado de Lenny es que ha salvado muchas de nuestras vidas", afirman muchos jóvenes de aquella época. Siempre que se recuerda a Bias se habla de que, dentro de la desgracia, su muerte sirvió para evitar muchas más dentro de una sociedad que por fin se dio cuenta del peligro que tenía jugar con las drogas. No sólo se crearon leyes, también se hicieron muchas campañas de publicidad y se transformó en un golpe moral. Una tragedia que pudo evitarse pero que, al menos, sirvió, para que otros no repitan una “juego” tan peligroso..

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: