Crisis en las universidades: en la del Comahue analizan qué servicio dejar de pagar para seguir funcionando

Paul Osovnikar, vicerrector de la casa de altos estudios que funciona en diez localidades de las provincias de Río Negro y Neuquén, describió el desalentador escenario que atraviesan a causa de los altos costos y el limitado presupuesto.

Paul Osovnikar, vicerrector de la casa de altos estudios que funciona en diez localidades de las provincias de Río Negro y Neuquén, relató en diálogo con Luciana Rubinska y Juan Amorín, en La Mañana, la situación que atraviesa.

"Veníamos alertando hace tiempo que, al no haber actualizaciones en las partidas para el funcionamiento, nuestra universidad corría el riesgo de no poder mantener sus puertas abiertas en abril y mayo. Tenemos un presupuesto que fue aprobado en octubre de 2023 de $121 millones. Nuestra universidad tiene una complejidad distinta, por sus numerosas sedes, y ese importe es prácticamente un tercio de lo que necesitamos. El 50% prácticamente se va en servicios de limpieza", detalló.

"La realidad es que si no pagamos las tarifas, que van a venir con incrementos de un 300% más un 400% por quita de subsidios y va a ser imposible de pagar. Solo de Neuquén, donde funcionan seis facultades y la administración central, en enero recibimos una factura de electricidad un poco más de $20 millones, en febrero casi $40 millones y creemos que en marzo va a superar los $60 millones. Va a ser imposible que con $121 millones hagamos frente a todos los gastos de funcionamiento", anticipó el directivo.

Universidad Nacional del Comahue
La Universidad Nacional del Comahue funciona en diez localidades de Río Negro y Neuquén.

La Universidad Nacional del Comahue funciona en diez localidades de Río Negro y Neuquén.

Según describió, hasta ahora pudieron afrontar los gastos con reservas, "pero es imposible sostener estos costos en el tiempo". "Queremos tener la universidad abierta y pagar las mil becas a las que nos comprometimos, el comedor, la residencia y la estructura edilicia funcionando", subrayó.

"También buscamos minimizar los costos gracias a los gobiernos municipales donde estamos. El municipio de Neuquén se va a hacer cargo de un tercio de lo que nos llega de luz, pero eso tampoco alcanza, sin tener en cuenta que la inflación continúa", añadió Osovnikar.

El vicerrector dio a conocer un aspecto que muestra el alarmante escenario que enfrenta su universidad. "Estamos viendo qué servicio vamos a dejar pagar. Ese es el análisis que hizo nuestro Consejo de Administración. Es probable que si dejamos de pagar el agua podamos seguir funcionando, pero no va a ser así con el gas, estamos en el norte de la Patagonia donde los fríos en invierno son extremos", sostuvo.

Benegas Lynch

"La libertad también es que si no querés mandar a tu hijo al colegio porque lo necesitás en el taller, puedas hacerlo", espetó Benegas Lynch.

Ante otras opciones posibles para continuar con el funcionamiento, planteó que "queremos mantener las aulas abiertas, buscar alternativas como la hibridez, pero para eso cada domicilio necesita buena conectividad y tecnología para poder desarrollar las tareas académicas de manera normal".

Consultado sobre los dichos del diputado nacional Alberto Benegas Lynch, quien cuestionó la obligatoriedad de la educación, Osovnikar planteó que "no merece el más mínimo análisis, no corresponde que una persona que representa a parte del Estado diga esas cosas".

"Un derecho que se pierde lleva a que se pierdan más. La educación es fundamental en todos los niveles. Que la sociedad piense en lo que significaría perder la educación", concluyó.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: