Atentado contra Cristina Kirchner: procesaron a Nicolás Carrizo y a Agustina Díaz como partícipes secundarios

La Justicia procesó a los dos partícipes del intento de magnicidio a la vicepresidenta que fue perpetrado en 1 de septiembre pasado. Ambos se suman al procesamiento de Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte.

La jueza federal María Eugenia Capuchetti procesó este viernes con prisión preventiva a Nicolás Gabriel Carrizo y a Agustina Díaz como partícipes secundarios del intento de homicidio a Cristina Kirchner, ocurrido el pasado 1 septiembre.

A ambos se le suma la prisión preventiva de Fernando André Sabag Montiel y Brenda Uliarte como "coautores" del delito "tentativa de homicidio calificado", por haber intentado asesinar a la vicepresidenta Cristina Kirchner el pasado 1 de septiembre en la puerta de su casa en el barrio porteño de Recoleta. La jueza los imputó por el ataque de ese día, concretado cerca de las 21, cuando la exmandataria saludaba a los manifestantes que fueron a expresarle su apoyo al edificio ubicado en el cruce de las calles Juncal y Uruguay de la ciudad de Buenos Aires.



La resolución de la magistrada se dio en base a la información sensible vinculada al ataque que extrajeron de ambos celulares de los procesados, mediante los sistemas de Whatsapp.

“Los sucesos del 1° de septiembre fueron el capítulo final del plan delictivo que previamente habían acordado, diseñado y estudiado Brenda Elizabeth Uliarte, Fernando André Sabag Montiel, Nicolás Gabriel Carrizo y Agustina Mariel Díaz”, expresó Capuchetti tras la reconstrucción que permitieron hacer el análisis de los celulares de los implicados.

Es por eso que diferenció a los autores de los partícipes y aseguró que "corresponde hacer una distinción en la participación que le corresponde tanto a Carrizo como a Díaz".

"Es que si alguien no tiene objetivamente el dominio sobre el acontecer de un hecho y no toma parte en el ejercicio del mismo, si no tiene las riendas del evento, no puede ser autor. Brenda y Sabag Montiel fueron los coautores. Y Carrizo y Díaz, cuyo rol estuvo supeditado a la ejecución del hecho por parte del resto de los intervinientes, sólo pueden responder en calidad de cómplices". Asimismo puntualizó que "Planificar no es lo mismo que ejecutar".

Carrizo fue detenido por orden de la jueza Capuchetti luego de que en su teléfono se encontraran conversaciones anteriores al ataque fallido en las que ya hablaba sobre la idea de matar a la vicepresidenta. También hallaron conversaciones posteriores al ataque vinculadas con la voluntad de ocultar material probatorio; incluso, hablaba de una pistola que él supuestamente les había dado a los agresores y que no se utilizó para el ataque.

En el caso de Díaz también aparecieron conversaciones incriminatorias: a ella Uliarte le decía en julio, bastante tiempo antes del atentado fallido, que tenía en mente asesinar a la dos veces exmandataria Fernández de Kirchner.

La jueza señaló a Carrizo y Díaz como partícipes secundarios penalmente responsables del delito de "homicidio calificado, agravado por el empleo de armas de fuego, alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas, en grado de tentativa" y mandó a trabarles embargos por $100 millones a cada uno.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: