11 de enero 2022 - 12:57

Congelar la tarifa de luz vs. tarifazo: qué hay detrás de las políticas de subsidios

Las políticas de subsidios no dejan de ser mecanismos de transferencias de recursos. No hay que ir a un extremo ni al otro.

Otra vez el verano, el problema de los cortes de luz y la discusión tarifaria en la zona metropolitana. ¿Cuáles son las razones económicas detrás de las políticas tarifarias y las consecuencias de uno u otro programa de subsidios?

El sistema eléctrico argentino atravesó hasta fines de 2015 una política de crecientes subsidios a la demanda, un modo de sostener la capacidad adquisitiva del salario, ya que esos subsidios no dejaban se ser un mecanismo de transferencia de recursos de privados y del Estado a los consumidores. También eran un alivio para los comercios, ya que esas tarifas moderadas les otorgaban una mayor competitividad. Entonces, el componente de subsidios creció hasta el 3% del PBI.

Llegó el gobierno de Mauricio Macri y los tarifazos provocaron al final de su mandato un aumento de las tarifas del 3.500%. Al mismo tiempo, se benefició a las empresas privadas distribuidores de electricidad. Fue una virtual dolarización del esquema tarifario, con rentabilidad en dólares para esas empresas. Cayeron los subsidios al 1% del PBI y las familias argentinas, comercios y empresas tuvieron una carga mucho más pesada. En 2018 y 2019 llegamos a un escenario de pobreza energética, es decir, que las familias debían destinar más del 10% de su presupuesto a pagar las tarifas.

Es cierto que no se pueden congelar las tarifas por debajo de la inflación ad eternum, pero por otro lado la rentabilidad en dólares de las empresas no puede ser el objetivo de las políticas de un Estado. En la actualidad se está buscando ir a punto medio y la situación parece ser viable y sostenible para las cuentas públicas: hoy los subsidios representan alrededor de 2 puntos del PBI.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: