"Rise of the Ronin": una odisea fascinante en el Japón del siglo XIX

Un mundo lleno de batallas intensas y momentos épicos mientras te sumergís en la historia de un Ronin que buscará venganza y recorrerá tres grandes regiones.

Llegó la hora de hablar por completo de “Rise of the Ronin”, juego del cual les conté hace unos días mi experiencia en sus primeras horas. Pero luego de dedicarle un poco más de 50 hs puedo hablar en profundidad sobre esta experiencia que nos lleva a recorrer un Japón al borde del colapso y que ya se encuentra disponible en PlayStation 5.

Imagen 2 - Rise of the Ronin

Para hacer un repaso sobre su historia, en este encarnamos a un Ronin sin nombre, quien luego de perder a toda su familia en manos de los espías del shogunato, es entrenado por el clan Kurosu para cobrar venganza en un dúo denominado “Acero Velado”. Toda la historia se sitúa en el siglo XIX durante el Bakumatsu, los últimos años del periodo Edo, y nos narra la guerra Boshin, que fue una guerra civil que tuvo lugar en Japón, donde se enfrentó el Shogunato Tokugawa y varias facciones anti-shogunato que se oponían al ingreso de la influencia occidental.

En 1853, Matthew Perry, un comodoro estadounidense, llega a las costas de Edo con la intención de abrir el comercio en Japón. Y claramente, esto no fue bien recibido por parte de la cultura tradicional japonesa y a partir de ese momento comienza toda la historia de “Rise of the Ronin”.

Imagen 3 - Rise of the Ronin

En esta gran aventura, nuestra sed de venganza nos llevará a recorrer 3 grandes regiones, Kyoto: la antigua capital de Japón, Yokohama: increíble ciudad portuaria nipona con una arquitectura única, y Edo: hoy mejor conocida como Tokio, donde encontraremos grandes desafíos dentro de la historia. Todas estas ciudades serán fundamentales en el desarrollo de la trama y lo mejor es que nos invita a recorrer tanto las ciudades como sus alrededores para poder conocer un poco sobre la trama y los sucesos históricos que pasaban en aquel momento.

Mis primeras sensaciones con el juego me hicieron sentir que estaba jugando una historia como la de “Ghost of Tsushima”, pero con las bases de “Nioh”. Creo que el Team Ninja fue mucho más allá y salió un poco de su zona de confort para ofrecernos un producto que se presenta más en otros juegos clásicos como puede ser “Assassin's Creed” o “Elden Ring”. Y sin faltar el respeto al juego, es difícil hablar de todas sus mecánicas y cómo se distribuye su mundo sin nombrar a los anteriores que tal vez marcaron un estilo y hoy es casi imposible no asociarlos con desarrollos como este.

Imagen 4 - Rise of the Ronin

Cuando menciono Assassin's Creed y Elden Ring, hago referencia a que en su historia, aunque es relativamente lineal, nos ofrece cantidad de puntos y actividades para realizar, y al mismo tiempo, nos da la libertad de poder recorrer diferentes caminos si sentimos que los enemigos que tendremos que superar para avanzar en la historia son demasiado potentes al lado de nuestro nivel. Esto fue exactamente lo que sucedía en Elden Ring, y a pesar de que tal vez las opciones que tenemos dentro de la exploración no son muy interesantes, todas las misiones secundarias tendrán tramas entretenidas y unas recompensas más que necesarias para fortalecer a nuestro personaje.

En el camino encontraremos varios compañeros que nos irán ayudando, pero la parte social también es fundamental para nuestro progreso. Todos los aliados tendrán misiones de vínculo las cuales podemos desbloquear a medida que avanzamos en la historia o llegamos a ciertos rincones del mapa. Al realizarlas mejoraremos el vínculo y podremos recibir nuevos equipos, puntos de habilidades y estilos de lucha.

Imagen 5 - Rise of the Ronin

Así como hable sobre que su mundo abierto nos puede sonar muy familiar, voy a resaltar donde, para mí, Rise of the Ronin se destaca y es en su complejo sistema de combate. En el juego tenemos 9 tipos de armas principales y 12 estilos de combate. Cada arma tendrá asociados varios estilos que podemos ir desbloqueando. Estas son una especie de “posturas” que nos van a permitir obtener cierta ventaja a la hora de enfrentar a distintos tipos de enemigos para poder vulnerar de manera más simple sus puntos débiles. Dominar los estilos de combate, es dominar el juego, por lo que focalizarse en aprender bien cómo usar cada arma es parte fundamental y uno de los desafíos más grandes.

También tenemos la posibilidad de usar armas a distancia que suelen ser muy eficaces y producen mucho daño. Entre ellas encontramos armas de fuego, que claramente hacen referencia al armamento occidental, así como arco y lanzas que se identifican más con la cultura japonesa. Otra gran opción a la hora del ataque desde lejos es lanzar objetos con un gancho que tenemos, lo cual nos facilitará la interacción con parte del escenario.

Imagen 6 - Rise of the Ronin

Este gancho del que les hablo también es muy importante a la hora de movernos, ya que nos da una perspectiva vertical para trepar techos y salientes, y de esta forma planear estrategias de sigilo para adentrarnos en campamentos o aniquilar enemigos de forma totalmente silenciosa. En cuanto al desplazamiento horizontal por el escenario lo podremos hacer a pie o a lomo de un caballo, el cual podremos personalizar, mientras que por los aires nos moveremos con una especie de parapente que nos ofrece recorrer mayores distancias en caída.

Si hablamos del apartado técnico, tal vez sea acá donde sentí a “Rise of the Ronin” muy justo. En la preview que realicé sobre el juego lo veía venir, pero por supuesto quería probar si mi experiencia cambiaba en el desarrollo total, pero lamentablemente siguió siendo la misma. Por supuesto, esto no le quita mérito al juego ni a su historia, para nada, pero siento que tal vez es un producto que podría haber llegado tranquilamente a las consolas de la pasada generación como PlayStation 4, pero la desarrolladora y el publisher tendrán sus razones que seguramente desconozco.

Imagen 7 - Rise of the Ronin

La banda sonora me atrapó mucho; confieso que se ajusta muy bien al juego y crea momentos épicos. Fue compuesta por Inon Zur, un compositor que ha trabajado en grandes proyectos como Dragon Age o Fallout, y esta vez creó unas melodías increíbles con instrumentos tradicionales japoneses que nos transportan al Japón del siglo XIX. Otro detalle que seguramente interese a muchos de ustedes: "Rise of the Ronin" viene totalmente doblado al español, aunque si desean una experiencia más inmersiva, recomiendo jugarlo en japonés, por supuesto.

¿A quién no le gusta volver a Japón, al menos en videojuegos? En este caso, "Rise of the Ronin" es una mezcla de lección histórica con una trama de ficción donde encontramos el lado más oscuro y luminoso de Japón. Sin dudas, es un entretenido y desafiante recomendado del año.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: