La historia de Tomy Santa: de vendedor ambulante a fenómeno en las redes con su "cine del conurbano"

En un mundo donde las plataformas digitales están redefiniendo las formas de consumo constantemente, aprovechó los recursos del lenguaje viral para hacer sketches con identidad propia.

Tomy Santa comenzó su aventura en las redes sociales hace apenas un año. “Empecé con mi amigo Orse. No tenía celular y él sabía editar, así que grabamos con lo que teníamos” relata. Esta sencillez inicial no impidió que sus videos ganaran tracción rápidamente, acumulando millones de visualizaciones en cuestión de meses. "Uno de los primeros videos que subimos alcanzó el millón de personas y de ahí no paramos", recuerda.

Uno de los aspectos más fascinantes de los videos de Tomy es la combinación de elementos de la vida cotidiana en sus videos. "Combinamos problemas personales con la ficción. No sé, extrañas a tu ex y haces un video sobre eso," explica a C5N, destacando cómo sus experiencias personales le dan identidad a su contenido. Esta autenticidad permite que sus seguidores conecten con lo que hace, ya que retrata situaciones universales con una vuelta de rosca.

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por C5N (@c5n)

La evolución en el proceso creativo de Santa ha ido in crescendo. "Antes era cien por ciento improvisado. Nos juntábamos a tomar mate en la barbería y hacíamos videos" recuerda. Sin embargo, con el tiempo, comenzó a guionar más sus ideas, incorporando influencias de producciones y series que consume: "Ahora veo una película y agarro alguna idea de ahí, luego la combino con algo que me está pasando a mí".

Aunque Tomy Santa ha encontrado su nicho en la creación de videos, sus ambiciones van más allá de TikTok. "Lo que me interesa igual es el marketing, porque eso te ayuda para todo. Así que nada, es música, video y marketing," comenta. Con planes de estudiar más sobre marketing y quizás explorar la actuación, el influencer está decidido a seguir expandiendo sus horizontes.

Mientras tanto, la viralidad ha transformado su vida de manera significativa. "Después de los primeros dos meses, pude comprarme un celular, un iPhone 7 en Facebook al que le servía solo la cámara. Ahora me mudé y vivo de esto", dice con orgullo.

En un entorno digital saturado, la autenticidad de Tomy ha sido su mayor fortaleza. "No consumo TikTok para no contaminarme. Quiero mantener mi mente limpia y ser original". Al mismo tiempo, no sigue a nadie en esa red social, todo con el fin de mantenerse fiel a sí mismo y no “contagiarse” de ideas ajenas.

Un método que parece funcionarle a la perfección, si se tiene en cuenta la velocidad de su éxito, que él mismo resume en una instantánea, de cuando tenía que trabajar como vendedor ambulante: “Vendía chipá en una esquina, y hoy pasé por ahí y dije ‘qué loco’ como cambió todo tan rápido”.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: