Triste récord: 108 millones de personas desplazadas en el mundo en 2022

Se vieron forzadas a dejar sus lugares de residencia escapando principalmente de situaciones de violencia, violaciones a los derechos humanos y fenómenos climáticos.

Esta cifra inédita se compone de la siguiente manera: se registraron 35,3 millones de refugiados (residen fuera de su propio país); 62,5 millones de desplazados internos; 5,4 millones de solicitantes de asilo y 5,2 millones que pidieron protección internacional. El estudio se terminó en mayo del 2023, pero en los primeros cinco meses de este año el número de personas movilizadas por la fuerza siguió aumentando. Por eso, estiman que ya supera las 110 millones de personas.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), a cargo del relevamiento, señaló que la guerra en Ucrania fue la principal causa de estos movimientos: “El número de refugiados pasó de 27.300 a finales de 2021 a 5,7 millones a finales de 2022, lo que representa la salida más rápida de refugiados de cualquier lugar del mundo desde la Segunda Guerra Mundial”. Además de las personas que abandonaron el país, unos 5,9 millones de ucranianos se movilizaron dentro del territorio nacional, dando un total de 11,6 millones de desplazados en tan solo un año.

A su vez, los ciudadanos provenientes de Ucrania, Siria (6,5 millones) y Afganistán (5,7 millones), a nivel global representaron el 52 % de los refugiados o personas que requirieron ayuda internacional.

Países de acogida

El reporte pone énfasis en que el 76 % de los refugiados fue recibido por países de renta baja y media, y que el 70 % se mudó a países vecinos. “Türkiye acogió al mayor número de personas refugiadas a nivel mundial, con casi 3,6 millones [muchos de ellos son sirios], seguido por la República Islámica de Irán, con 3,4 millones”, se lee.

El caso iraní es llamativo, porque se actualizaron datos de personas indocumentadas provenientes de Afganistán (los talibanes tomaron el poder en 2021), reportando unos 2,6 millones de afganos refugiados en el país persa. En tercer lugar aparece Colombia, con 2,5 millones de personas, incluyendo también a individuos que requieren algún tipo de protección. Entre ellos, se destacan los migrantes venezolanos que abandonan su tierra por motivos socioeconómicos.

“Los 46 países menos desarrollados, que representan menos del 1,3 % del Producto Bruto Interno (PBI) mundial, acogen a más del 20 % de todos los refugiados”, agregó ACNUR. Y lamentó: “La financiación para las numerosas situaciones de desplazamiento y para apoyar a los anfitriones no llegó a cubrir las necesidades el año pasado, y según los expertos de la Agencia, seguirá siendo escasa en 2023”.

Por otro lado, el informe destaca que muchos migrantes quisieron volver a casa en 2022: “Más de 339.000 refugiados regresaron a 38 países, y aunque fue menor que el año anterior, hubo importantes retornos voluntarios a Sudán del Sur, Siria, Camerún y Costa de Marfil”. Además, “regresaron 5,7 millones de desplazados internos, sobre todo en Etiopía, Myanmar, Siria, Mozambique y la República Democrática del Congo”.

Se duplicó el número de niños desplazados

Por su parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus siglas en inglés), alertó que en la última década se duplicó el número de niños desplazados por la fuerza, llegando a 43,3 millones a fines del 2022.

“El aumento está en consonancia con la constante embestida de conflictos, crisis y desastres climáticos en todo el mundo”, consideró la directora ejecutiva, Catherine Russell. A su criterio, esto refleja “la insuficiente respuesta de muchos Gobiernos para garantizar que todos los niños refugiados y desplazados internos puedan seguir aprendiendo, mantenerse sanos y desarrollar todo su potencial”.

En concreto, casi el 60 % de los pequeños que tuvieron que huir de sus hogares el año pasado lo hizo dentro de sus propios países, debido a situaciones de violencia u otros contextos problemáticos. Los fenómenos de la naturaleza, como las inundaciones en Pakistán o las sequías en el Cuerno de África, también causaron movimientos infantiles masivos: 12 millones debieron marcharse. En cuanto a los niños refugiados o que solicitan asilo, se llegó a los 17,5 millones, “una cifra también sin precedentes que ni siquiera incluye a los nuevos desplazados en 2023 por el conflicto en Sudán”, advirtió el organismo.

Frente a ello, Rusell pide vías seguras y legales para que los chicos se desplacen, soliciten asilo y se reúnan con sus familias. También exige que ningún menor sea detenido a causa de su estatus migratorio o devuelto sin salvaguardias, y que refuercen los sistemas nacionales de educación, sanidad y protección social para incluir a los niños movilizados. Esto, considerando que la mayoría permanece desplazada durante toda su infancia.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: