Ser memoria

El dolor juega a favor del olvido, el miedo apuesta al mismo bando y ambos atentan contra la memoria. El desconocimiento, la lástima y la necedad la destruyen definitivamente.

La memoria es la capacidad de recordar aseguran quienes entienden de la materia. Y seguramente así sea en el mundo de la psicología, la neurología o vaya a saber en qué mundo. Pero la memoria política no es lo mismo o, si se quiere, es bastante, muchísimo más.

Si la memoria es simplemente la capacidad de recordar, la “memoria política” es la capacidad de recordar y hacer algo con ese recuerdo. Hacer de ese recuerdo un accionar político que involucre lo colectivo y que le dé sentido en el presente a aquella significancia del pasado. El sólo recuerdo forma parte de un “patrimonio de orden psicológico personal”, la memoria, sin embargo, forma parte de un patrimonio de orden político y colectivo.

Los recuerdos suelen ser selectivos, los traen al presente cierta nostalgia, en otros casos alguna frustración y no pocas veces maravillosas vivencias. En fin, los caminos de los hechos del pasado hacia el mundo del presente tiene variados y disímiles sendas. Cada uno de ellas viciadas por una subjetividad senti-pensante que a veces los oculta y otras los desnuda.

El dolor juega a favor del olvido, el miedo apuesta al mismo bando y ambos atentan contra la memoria. El desconocimiento, la lástima y la necedad la destruyen definitivamente.

Pero como dijimos que la memoria política no es sólo recuerdo, sino “una acción a partir de ese recuerdo” es que afirmamos que la memoria se milita, porque no existe futuro posible si no nace de un presente que haya aprendido del pasado y esto es simplemente un principio ideológico que ha de construirse.

Es oportuno pensar a la cultura china y su referencia al pasado y al futuro que nada tienen que ver con el mundo occidental. Para dicha cultura el pasado está por delante y el futuro por detrás. ¿Por qué? Porque al pasado pueden contemplarlo porque es experiencia, es lo vivido, lo conocen, pueden visualizarlo desde lo emotivo y lo racional. Es parte de su historia, de su ser. En cambio el futuro lo desconocen, no lo ven, apenas pueden imaginarlo, deambula en el territorio de los sueños, de lo posible, no lo han vivido, no pueden avistarlo con la nitidez que sólo expresan los hechos, por lo tanto lo ubican a sus espaldas.

Por eso lo más importante de su quehacer cotidiano está en su historia, en las costumbres que de ella emanan. Caminan con el pasado por delante, no como obstáculo, sino como aprendizaje.

El ejercicio de la memoria es un proceso de educación política y así debe ser entendida. Recordar a los 30 mil aporta poco a la construcción política. El preguntarnos por qué desaparecieron, qué país deseaban, qué valores defendían le da volumen político a ese recuerdo. Por lo tanto es imposible prescindir de sus vidas, de sus batallas, de sus historias para hacer memoria.

Seguramente muchos hemos gritado, en más de una oportunidad por los 30.000 compañeros detenidos desaparecidos y al finalizar esa proclama aseguramos: "¡Presente. Ahora y siempre!" ¿Cuál es su presencia? ¿Sólo el recuerdo? No. Su presencia significa mantener viva su lucha y en ella a ellos. Eso es ejercitar la memoria, tomar la posta, de una u otra manera.

Lo presente no es su nombre y apellido, sino su identidad como seres políticos. “Tenemos memoria de la sociedad que ustedes quisieron construir, con qué país soñaban, con que valore querían hacerlo realidad....Tenemos memoria de su juventud, de esa juventud maravillosa que les fue extirpada en un instante, tenemos memoria de su amor por la política, tenemos memoria de su compromiso por los postergados y los marginados de siempre. Tenemos memoria por lo han puesto en juego, tenemos memoria de su resistencia y por todo esto es que recordamos vuestros nombres. Y nos decimos compañeros porque continuamos con su lucha.

Si nada de esto nos define, sus nombres estarían vacíos y sólo sería recuerdo. Y no son recuerdo, son memoria. Si nada de esto nos define, sus nombres estarían vacíos y sólo sería recuerdo. Y no son recuerdo, son memoria.

La memoria forma parte de nuestra identidad política. Somos lo que hacemos, somos lo que otros, idénticos a nosotros, han hecho en el pasado y hoy decidimos continuar y somos también lo que deseamos ser a partir de lo que fuimos y somos.

Será por todo esto que cuando asumió Néstor Carlos Kirchner, en su primer discurso presidencial, un 25 de mayo del 2003 aseguró: "Formo parte de una generación diezmada, castigada con dolorosas ausencias, me sumé a las luchas políticas con valores y convicciones a las que no pienso dejar en la puerta de entrada de la Casa Rosada. No creo en el axioma de que cuando se gobierna se cambia convicción por pragmatismo, eso constituye en verdad un ejercicio de hipocresía y cinismo. Soñé toda mi vida que este país se podía cambiar para bien, llegamos sin rencores pero con memoria, memoria no sólo de los errores y horrores del otro, sino también en memoria sobre nuestras propias equivocaciones. Memoria sin rencor es aprendizaje político, balance histórico y desafío actual de gestión".

En este fragmento, tan recordado, del discurso de Kirchner el ex presidente desnuda en pocas líneas su procedencia política y al mismo tiempo se posiciona de manera inequívoca en el escenario político. Se asume parte de la generación de nuestros desaparecidos y pone de relieve aquello que traía consigo: la memoria sin rencor y como aprendizaje. Durante su gobierno demostró que lo dicho aquel día patrio sería el entramado fundamental de su política de gobierno.

Bajó los cuadros de los genocidas, recuperó las ESMA y más de 50 Centros de detención ilegal, derogó la ley de obediencia debida y punto final, lo mismo hizo con el indulto. Inició los Juicios por la verdad y Videla murió preso sentado en el inodoro de su celda.

¿Todo esto se logró por la sola decisión de un hombre? No. Ese hombre que tomó las decisiones que tomó no hizo otra cosa que poner la política al servicio de los reclamos populares. El "Nunca más con Néstor Kirchner, fue Nunca más"

Noticias relacionadas

DEJA TU COMENTARIO: