¿Qué buscan los jóvenes al momento de elegir una empresa para trabajar?

La importancia de la articulación entre educación y trabajo. ¿Cómo ayudar a la retención de talentos en el mercado laboral?

Los jóvenes constituyen la nueva generación laboral y serán nuestros líderes del futuro. Reclutar a los mejores y formarlos es clave para el éxito de las organizaciones. Ahora bien ¿qué busca el talento joven de hoy? ¿qué necesita y desea la nueva generación de profesionales?

Según el ranking “Empresa de los Sueños 2023” realizado por la consultora en desarrollo de jóvenes talentos Cia de Talentos, el 77% de los jóvenes latinoamericanos tienen una empresa de los sueños. Este estudio señaló que la reputación de marca, el plan de desarrollo, el clima y la cultura organizacional, y buen vínculo y trato con los líderes directos del sector o empresa, son los atributos más significativos y de peso para los jóvenes de hoy en todo el mundo.

Sin duda la búsqueda y retención del talento joven se ha convertido en una prioridad para las organizaciones que aspiran a la excelencia con equipos de profesionales-colaboradores competitivos. Esos talentos de excelencia son los mismos que a su vez no dudan en cambiar rápidamente de organización si no son cumplidas sus demandas y expectativas.

De acuerdo a la plataforma de capacitaciones Degreed, una cuarta parte de los empleados en todo el mundo sienten que sus líderes empresariales o superiores de área no han apoyado significativamente su crecimiento profesional en los últimos 12 meses. Además, la investigación mostró que más del 70% de los trabajadores de la Generación Z (*) están dispuestos a abandonar sus trabajos si no sienten de manera significativa el desarrollo de sus habilidades y el cumplimiento de sus prioridades.

¿Cómo llegan los jóvenes al mercado laboral?

Las nuevas generaciones llegan al mercado laboral cada vez con mayores inquietudes que exceden lo remunerativo. Estamos hablando de nuevas generaciones de profesionales cada vez más dinámicos en un mercado laboral de mayor competencia, y es en este punto, donde los sistemas educativos juegan un papel clave para cubrir el déficit de talentos en diferentes ramas productivas, así como también la frecuente rotación de talentos.

¿Cómo podemos contribuir a una educación que retenga talentos?

Algunas reflexiones y contribuciones que he logrado recabar a lo largo de estos años de trabajo en el rubro de la Tecnología Educativa y su vinculación con el mundo de la empleabilidad:

Educación con sentido: Ofrecer una educación de calidad es esencial. Esto implica asegurar que los programas educativos estén actualizados, relevantes para las necesidades del mercado laboral y equipen a los estudiantes con habilidades prácticas y conocimientos sólidos desde perspectivas didáctico-pedagógicas innovadoras.

Programas de formación técnica y profesional: Facilitar el acceso a programas de formación técnica y profesional puede ser fundamental para retener talento. Estos programas proporcionan habilidades específicas que son directamente aplicables en el mundo laboral, lo que hace que los graduados sean más atractivos para los empleadores.

Alianzas con la industria: Establecer colaboraciones y alianzas entre instituciones educativas y empresas puede ayudar a adaptar los programas académicos a las necesidades del mercado laboral. La participación de la industria en la definición de perfiles y en la provisión de oportunidades de prácticas puede aumentar la empleabilidad de los graduados.

Enfoque en habilidades socio-emocionales: Además de las habilidades técnicas, es importante cultivar habilidades blandas como el pensamiento crítico, la comunicación efectiva, el trabajo en equipo y la resolución de problemas. Estas habilidades son fundamentales en el entorno laboral y contribuyen a la retención de talento. Hay infinidad de programas gratuitos y públicos que se enfocan en este tipo de formación.

Mentorías y orientación profesional: Implementar programas de mentoría y ofrecer orientación profesional puede ayudar a los estudiantes a tomar decisiones informadas sobre sus trayectorias profesionales. Además, esta orientación puede continuar en la transición al ámbito laboral, contribuyendo a la retención a largo plazo.

Inclusión y diversidad: Fomentar un ambiente educativo inclusivo y diverso es esencial. Un entorno que valore la diversidad puede atraer a talentos de diferentes perfiles y crear un sentido de pertenencia a la organización o empresa, lo que aumenta la probabilidad de retención de esos talentos.

Aprendizaje continuo y a lo largo de la vida: Promover una cultura de aprendizaje continuo y desarrollo profesional es clave. Esto puede incluir programas de educación permanente, certificaciones y otros recursos que permitan a los profesionales seguir creciendo y actualizando sus habilidades a lo largo de sus carreras.

Vínculos con el mercado laboral: Establecer conexiones sólidas con el mercado laboral, a través de ferias de empleo, cámaras del sector, Universidades, Pymes, eventos de networking y oportunidades de prácticas, puede facilitar la transición de los estudiantes al mundo laboral y aumentar las posibilidades de retención al mismo tiempo que se cultiva la formación continua.

Resulta fundamental también incluir a Grupos o Entidades que nuclean a empresas, fundaciones y asociaciones del tercer sector que trabajan arduamente para generar propuestas que mejoren de manera significativa la articulación entre la educación y el trabajo y que a su vez ayuden a diversos ámbitos del Estado (análisis pormenorizado donde más se necesita, por qué y cómo). Es clave que pueda embeberse de lo que ya realizan los sectores gubernamentales, es decir, formar parte de un entramado que se sostenga desde el trabajo mutuo para lograr objetivos comunes, medibles y a largo plazo.

Natalia Jasin es Directora General y Fundadora de Bounty EdTech.

Noticias relacionadas

DEJA TU COMENTARIO: