La felicidad, el camino hacia el desarrollo sostenible

Según el Informe 2023 de UNESCO, Argentina asciende en el Índice de Felicidad Mundial, y ahora se encuentra en el puesto 52.

¿Qué es la felicidad y por qué es tan importante para las personas? ¿Se puede medir qué tan felices somos? En un mundo cada vez más complejo e interconectado, la búsqueda de la felicidad se ha convertido en un anhelo casi universal. Sin embargo, la felicidad es colectiva y social; es por ello que se convierte en un motor del desarrollo sostenible. La educación es clave para lograrlo.

En 2013, desde las Naciones Unidas establecieron que cada 20 de marzo se celebre el Día Internacional de la Felicidad, no sólo pensándola desde lo individual, sino principalmente desde una mirada global y social. “No dejemos a nadie atrás”, nos propone. Ahora bien, ¿cómo podemos saber a ciencia cierta que somos felices?

El Informe Mundial de la Felicidad 2023, publicado por UNESCO, señala que Argentina se encuentra en el puesto 52. El año anterior se había ubicado en el 57. En líneas generales, esta suba está en línea con lo que sucede en el promedio de los países de América Latina.

El ranking de Felicidad nos ofrece una herramienta valiosa para comprender que este sentimiento está profundamente ligado a la calidad de vida y al bienestar social. Pero si no podemos ponernos en el lugar de los demás, si no podemos mirar el mundo empáticamente, tanto para interactuar socialmente, como para construir soluciones a los problemas que nos afectan a diario en lo micro y en lo macro, es difícil que podamos transformar aquello que nos afecta negativamente.

En este contexto, la empatía juega un papel fundamental. La capacidad de ponernos en el lugar del otro, de comprender sus emociones y necesidades, es la base de una sociedad más justa y solidaria. La educación, por su parte, es la herramienta clave para fomentar la empatía y construir un mundo más feliz.

En América Latina, la situación económica es uno de los factores que más influye negativamente en la felicidad. En contraparte, los niveles de satisfacción suelen ser más altos cuando el contexto social, ambiental y político acompañan.

¿Qué lugar tiene la escuela y los espacios educativos en esto? Quienes educan tienen un rol clave en la vida de sus estudiantes, su rol como educadores cobra relevancia porque son grandes agentes para el cambio sistémico. Los docentes tienen la oportunidad de inculcar valores como la solidaridad, la cooperación y la responsabilidad social. La educación debe ir más allá de la mera transmisión de conocimientos, y debe enfocarse en el desarrollo integral del individuo, incluyendo su capacidad de comprender y conectar con los demás.

UNESCO entendió que este camino puede generar grandes cambios y nos acompañó en el diseño de una propuesta para que 10.000 docentes de la región puedan formarse gratuitamente en innovación social para el desarrollo sostenible. La Certificación que lanzamos en conjunto sigue sumando inscriptos y nos llena de orgullo saber que podemos ayudarlos a salvar el mundo.

Este martes, con motivo del Día Internacional de la Felicidad, hagamos un llamado a la acción. Involucremos a todos los actores de la sociedad - gobiernos, empresas, instituciones educativas y ciudadanos - en la construcción de un mundo más feliz, sostenible y equitativo. La felicidad no es un destino, sino un camino que debemos construir juntos, con empatía y compromiso social y ambiental. La felicidad no es un sueño inalcanzable, sino un objetivo que nos potencia.

Tomy Megna es cofundador y director ejecutivo de Learning by Helping.

Noticias relacionadas

DEJA TU COMENTARIO: