Balean tribunales federales de Rosario y sospechan de un nuevo ataque narco

Una persona a cara descubierta abrió fuego contra la garita de seguridad y rompió los vidrios. El hecho sucedió pasadas las 3 de la mañana de este miércoles. "Estamos tratando de establecer si esto tiene que ver con algún juicio en desarrollo o con alguna investigación", informó el juez Pineda.

Un nuevo atentado contra las instituciones federales sacudió esta mañana a Rosario: una persona a cara descubierta baleó el frente de los Tribunales Federales de Oroño.

El ataque ocurrió aproximadamente a las 3:30, cuando una sola persona a pie apareció caminando en el bulevar Oroño al 900, entre Rioja y San Luis, y disparó contra la garita. Luego se marchó y se investiga si lo hizo en algún vehículo que estaba en los alrededores. La situación fue registrada por las cámaras de seguridad.



La bala impactó en el puesto de seguridad instalado en el ingreso a los tribunales, mientras el custodio, miembro de Prefectura Naval, se encontraba adentro del edificio. Atravesó los dos vidrios laterales (entrada y salida) y fue a una altura que podría haber herido a una persona si había alguien en el interior.

El hecho es investigado por la Fiscalía federal por tratarse de un edificio de esa jurisdicción, en este caso a cargo de Javier Arzubi Calvo, quien ordenó las primeras medidas.

El fiscal pidió testimoniales, el relevamiento de las cámaras y se dio intervención a la Secretaría de Coordinación Institucional de la Procuración y a la Cámara Federal de Apelaciones. También interviene la Unidad de Investigaciones Antiterroristas de la Policía Federal.

Por su parte, el juez Federal y presidente de la Cámara de Apelaciones de Rosario, Aníbal Pineda, destacó que “en todos los edificios de tribunales hay custodia, pero el número no es suficiente para controlar adentro y afuera”. “Estamos tratando de establecer si esto tiene que ver con algún juicio en desarrollo o con alguna investigación contra alguna organización”, informó el juez Pineda.

Consultado sobre la probabilidad de que el vigilante que se encontraba dentro se haya percatado del disparo o los ruidos de los vidrios rotos y no lo haya informado, el magistrado aseguró en declaraciones a Radio 2 Rosario, que todo es “materia de investigación”.

Al mismo tiempo, el funcionario marcó la falta de recursos para prevenir estos hechos, ya que hubo varios antecedentes de amedrentamientos contra edificios judiciales en la ciudad. “Estamos en una situación extrema de crisis, pensar que esto termina acá y no sigue escalando es no mirar la cuestión con perspectiva, mañana le puede tocar a cualquier otra institución”, dijo.

Por otra parte, si bien no dirigió la acusación contra nadie en particular, lo enmarcó en otros ataques mafiosos a las instituciones: “Ahora es la Justicia federal, antes fue la Justicia provincial, el Concejo”.

DEJA TU COMENTARIO: