La industria de la belleza y los consumidores del lado del planeta

Planeta, belleza y bienestar forman un trinomio que se sostiene con hábitos de consumo cada vez más latentes.

Ya no alcanza con promesas de gran desempeño o precios competitivos, ahora los beneficios de los productos de cuidado están sometidos a aún más exigencias por quienes los consumen. Planeta, belleza y bienestar forman un trinomio que se sostiene con hábitos de consumo cada vez más latentes.



Nueve de cada diez consumidores creen que la sostenibilidad y consideraciones relacionadas con la ética son importantes cuando eligen qué productos de nuestra industria comprar. También, consideran que la información sobre sostenibilidad es tres veces más importante que la aprobación social o las reseñas cuando realizan una compra. Estos dos datos de London Research no dejan dudas: estamos ante el paradigma del cuidado. Cuidado de uno mismo, cuidado de los recursos, cuidado del planeta, cuidado de los procesos, ¡cuidado, cuidado, cuidado!

Y la tendencia es ir hacia la idea de “más con menos”. Las personas quieren fórmulas que conserven la textura, duración y calidad; que sean seguros y que ofrezcan opciones de reposición o rellenado. Además, que sus procesos sean amigables con el planeta, que las empresas sean cada vez más inclusivas y socialmente responsables, que la tecnología sea de última generación y haya menos uso de energía o energía renovable, todos principios que van en línea con el desarrollo sostenible y los objetivos ODS.

En los últimos años, factores tan contundentes como la pandemia y la crisis climática pusieron de manifiesto la importancia del cuidado, en todas sus formas. Estos dos fenómenos principalmente propiciaron también nuevos patrones y conductas que se orientan hacia una mayor conciencia ambiental y social que acompañan el camino hacia el bienestar humano. El 67% de los consumidores intentaron tener un impacto positivo en el medioambiente a través de sus acciones diarias luego de la pandemia, aseguraba un estudio de Euromonitor International.

Una realidad que al mismo tiempo es una gran oportunidad. Que la industria y los consumidores estén del lado del planeta ¿no es acaso decir que gran parte de la batalla ya ha sido conquistada? El rumbo está marcado, hay que acompañarlo.

Estar del lado del planeta habla de una necesidad única de cuidar, pero también de preservar y regenerar. Y empezamos por nosotros mismos. La cultura del cuidado es tan profunda que nos hizo conectar con un deseo de bienestar como nunca antes. Y en ese sentido, la industria de cosméticos, aseo personal y cuidado del hogar aporta al bienestar físico, mental y emocional.

En este marco y con un objetivo bien claro: potenciar la industria en la región, desde el Consejo de la Industria de Cosméticos, Aseo Personal y Cuidado del Hogar de Latinoamérica, CASIC, mantenemos una presencia activa en el debate público-privado para llegar a un acuerdo sobre las mejores prácticas de la industria, apostando siempre a la convergencia regulatoria entre países de la región y del resto del mundo.

Tal es así, que representamos casi 100 mil millones de dólares en ventas dentro de LatAm. La categoría más importante es la de cosméticos, con más de U$S 54.250 millones vendidos anualmente (2021), con un fuerte impulso de la participación digital y una concepción de la belleza inspirada en la salud y con productos con características ecológicas, limpias y naturales.

Por último, desde CASIC promovemos el bienestar y el cuidado de todas las personas de Latinoamérica, y apoyamos el crecimiento sustentable y responsable de nuestra industria, desde una perspectiva regional y sin ser ajenos al contexto que nos atraviesa. Por eso, es importante aprender de nuestro pasado y buscar desarrollarnos en los valores de la sostenibilidad para lograr una Latinoamérica social, ambiental, inclusiva y económicamente exitosa.

Presidente en CASIC - Consejo de la Industria de Cosméticos, Aseo Personal y Cuidado del Hogar de Latinoamérica.

DEJA TU COMENTARIO: