Los "copitos": lúmpenes manipulables que responden a un mando superior

Para comprender el atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner no hay que perder de vista un elemento central de nuestra sociedad.

Para comprender el atentado contra la vicepresidenta Cristina Kirchner y la irrupción de la denominada "banda de los copitos" hay que tener en cuenta el concepto de "lumpemburguesía". El término lumpen es muy habitual en la teoría marxista temprana, que luego André Gunder Frank expandió en 1972 para describir a un segmento de descastados y marginales que pueden ser fácilmente manipulables y responden a un mando superior para favorecer el sistema capitalista central, incluso a través del delito.

Así, el lumpen actual de la Argentina es también fácilmente manipulable y emerge sobre todo por la descomposición social producto del neoliberalismo impuesto por la dictadura a partir de 1976 y sucesivos gobiernos posteriores.



“Romantizar” al lumpen entonces, es un gran error teórico y político como también lo es descargar sobre él toda la responsabilidad de sus actos.

Porque existen algunos elementos fundamentales para la proliferación del lumpen juvenil: uno de ellos es el trabajo sin derechos, un deterioro laboral que se conjugó con la crisis emocional que provocó la pandemia. Estudios posteriores demostraron que casi la mitad de los consultados padeció trastornos de ansiedad o depresión. Esta situación de vulnerabilidad de los jóvenes en un marco de gran inequidad distributiva y aparición de trastornos mentales es un elemento clave en el intento de magnicidio.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: