Tensión en Irán: al menos 35 muertos en las protestas por la muerte de Mahsa Amini

Las fuerzas de seguridad iraníes intentan aplacar a los manifestantes en varias ciudades luego de que la joven de 22 años fuera arrestada por la policía por uso "inapropiado" del velo islámico.

La tensión social en Irán que estalló por la muerte de Mahsa Amini luego de haber sido arrestada por uso "inapropiado" del velo islámico, creció a tal punto de registrarse en el país 35 muertes en las protestas que se dieron por la sospechosa causa de defunción.

Durante ocho días consecutivos, los manifestantes tomaron las calles de las principales ciudades de la república islámica contra el Gobierno del presidente Ebrahim Raisí, mientras que las fuerzas de seguridad iraníes intentan aplacar las protestas con gases lacrimógenos y violentos enfrentamientos. Ya se registraron decenas de heridos.



"El número de personas que han muerto en los recientes disturbios en el país subió a 35",comunicaron los medios estatales, lo que elevó el balance oficial previo de 17 muertos, entre ellos cinco miembros de las fuerzas de seguridad. Al mismo tiempo, el jefe de la policía en Guilán anunció la detención "de 739 alborotadores, incluidas 60 mujeres" solo en esta región desde que empezaron las protestas.

Según Amnistía Internacional, las pruebas reunidas en 20 ciudades de Irán apuntan a "un terrible patrón de las fuerzas de seguridad iraníes que disparan deliberada e ilegalmente munición real contra los manifestantes".

https://twitter.com/melika_s_y_w/status/1573713428535021568

Las manifestaciones se multiplicaron en todo el país y videos difundidos en internet mostraban enfrentamientos en Teherán y otras ciudades importantes, como Tabriz. En otras grabaciones se veían a mujeres que osaron sacarse el velo y quemarlo en claro desafío a las autoridades, mientras que otras se cortaban simbólicamente el pelo ante las multitudes que las aclamaban.

También, las principales universidades suspendieron las clases presenciales, a solo días de comenzar el nuevo año académico debido a la furia e indignación por la muerte de la joven de 22 años que no solo paralizaron el país sino que también abrieron las puertas a un profundo malestar social.

Mahsa Amini, de 22 años, fue detenida el 13 de septiembre en Teherán por vestir de manera “inapropiada” por parte de la policía moral, encargada de hacer cumplir el estricto código de vestimenta de Irán. Tres días después murió en el hospital y su fallecimiento provocó protestas nocturnas en las principales ciudades de Irán, incluida la capital, Teherán.

Según denuncian activistas, recibió un golpe en la cabeza mientras estaba detenida, mientras que la Policía afirma que falleció por "un problema cardíaco", una versión rechazada por la familia de la joven.

El Gobierno abrió una investigación sobre el caso y, según afirmó ayer el ministro de Interior, Ahmad Vahidi, las pruebas indican que Amini no había sido golpeada.

Vahidi advirtió, además, sobre el riesgo de "interpretaciones falsas" de este incidente. En la misma línea se manifestó el presidente de Irán, el conservador Ebrahim Raisi, quien instó a “actuar de forma decisiva contra los que se oponen a la seguridad y tranquilidad del país”.

El mandatario regresó anoche a Teherán desde Nueva York, donde participó en la Asamblea General de la ONU, en la que había restado importancia a las protestas, al asegurar que son algo "normal" y que en el país hay libertad, si bien dejó claro que no se permitirá el "vandalismo".

DEJA TU COMENTARIO: