La Joaqui: "Una cosa es ser copiloto y otra es pedir que te tiren un aventón"

En exclusiva con C5N la artista habló sobre el lanzamiento de su disco Barbie Copiloto, un álbum que toma ruta pasando por la cumbia, el reggaetón, el RKT y en el que lleva la presencia de las mujeres en la calle a sus composiciones.

Antes de acomodarse como una de las grandes artistas femeninas de la música urbana nacional, La Joaqui se había dado a conocer por su participación como semifinalista de Red Bull Batalla 2013. En las bases del rap y el trap se fue encontrando como artista para convertirse en una de las referentes en la escena del freestyle y así dio con su lugar en los momentos fundacionales del género, demostrando su estilo y rompiendo con los estereotipos de la época.

Barbie Copiloto, el disco que reúne éxitos como “Butakera” y “Dos Besitos” tiene como parada principal resaltar la pasión por las movidas fierreras y la realidad de la calle dándole relevancia a todos los que participan en el viaje: "Barbie Copiloto va de visibilizar los personajes secundarios, de hablar del lado que nadie mira y darle voz a las pasiones de los barrios y de los pibes que me han apoyado tanto este año", definió La Joaqui en el lanzamiento de su disco a C5N.com.



La artista ha logrado en las últimas semanas posicionarse en el Top 10 del ranking de los 100 temas más escuchados de Billboard Argentina: el quinto lugar con “Butakera”, la sexta posición con “Dos Besitos” y el décimo puesto con “Tu Amor”.

"No tomo dimensión de la internacionalización de mi música. Toda la vida nosotros hemos tenido que adaptarnos a lo de afuera para poder sobresalir", relató la artista sobre la relevancia del género en el país y cómo artistas como Cazzu o María Becerra ya son referencia a nivel mundial y retomó: "A mi siempre me gustó la cumbia y la explosión de L-gante me motivó a tenerle más fe a lo que a mi me gustaba".

La MC marplatense siempre se ha destacado por darle lugar a las voces femeninas y por retratar el empoderamiento de las mujeres en las calles, donde han ganado terreno en un espacio conquistado tradicionalmente por los hombres. Fue en esta búsqueda donde nació “38”, la pieza inaugural de su álbum, un RKT en la que convocó a dos colegas con un flow combativo como Kenzy, artista de zona sur del Gran Buenos Aires, y May Creizy, de José C. Paz.

"Busqué ‘mujeres que hacen RKT en youtube’ y un día encontré a la May, ahí en los comentarios me di cuenta que nombraban a la Kenzy y que las comparaban constantemente. Hay diez pibes pegados en el RKT y cada uno tiene su lugar, en cambio a las mujeres las obligan a matarse por un puesto. Yo decidí subir a las dos, quería hacer un remix de RKT de chicas", reveló La Joaqui.

De esta manera, la intención de la artista fue visibilizar el talento femenino que tal vez no cuenta con los recursos necesarios para dar a conocer su música de una forma más mainstream.

Ante la pregunta de cómo es el proceso de composición del barrio a sus canciones, la artista responde segura "son cosas que me pasan, me desahogo y exteriorizo una emoción, por eso tal vez funcionó tanto. Cada canción es diferente pero van cargadasde un sentimiento sincero que les da la magia".

Tras uno de sus mayores hits es “Butakera”, tema que hizo junto a su amigo El Noba, la MC señaló: "Hay un antes y después en mi vida luego de ese tema que tiene un montón de emociones integradas y la filmé en el barrio de mis amigos. Todas mis personas favoritas se juntaron en un mismo lugar para aportar a una creación mía y eso es muy valioso".

De sus anécdotas con Lautaro Coronel, se emociona al recordar como El Noba la introdujo en el mundo de las motos y los fierros, universo al que le dedicó un disco entero y que ahora hace parte de una de sus pasiones. “Es un poco lo único que me quedó. Siento que es lo más cercano que tengo a él. Él me decía ‘vos decís que sos mi amiga y no vas a venir a mi caravana’".

"Yo quería tener un casco icónico que todo el mundo supiera que era de La Joaqui y cuando vimos que eran carísimos agarramos un casco con mi manager y le pusimos unas orejitas de disfraces. Yo quería tener mi identidad en ese mundo también y fui tan feliz que nunca dejé de perderme de eso”, concluyó.

DEJA TU COMENTARIO: