Atentado contra Cristina Kirchner: Juntos por el Cambio sigue ignorando el llamado al diálogo del Gobierno

Ningún referente de la oposición estuvo presente en la misa por la paz realizada en Luján. Lo mismo había ocurrido con la marcha a Plaza de Mayo en defensa de la democracia. Sus diputados y senadores también se ausentaron de las sesiones realizadas con motivo del ataque.

A nueve días del atentado contra Cristina Kirchner ocurrido en la puerta de su domicilio del barrio porteño de la Recoleta, hasta el momento la oposición ignoró el llamado al diálogo hecho por el Gobierno, y reclama que sean convocados por las vías institucionales todos los miembros de Juntos por el Cambio.

Desde lo ocurrido el 1º de septiembre en Juncal y Uruguay hasta hoy, los principales referentes de la coalición opositora repudiaron el hecho, salvo Patricia Bullrich. La titular del PRO prefirió atacar al presidente Alberto Fernández en las redes sociales por su decisión de declarar feriado el día siguiente del ataque a Cristina.



Sin embargo, con el transcurrir de las horas y los días, esos mismos referentes de Juntos por el Cambio que habían repudiado el atentado comenzaron a diferenciarse del Gobierno y su vocación de condenar los discursos de odio contra la figura de la exmandataria.

El bloque del PRO condenó en la Cámara de Diputados el atentado en una sesión que se llevó a cabo el sábado pasado, pero se levantó del recinto cuando comenzó el debate y las exposiciones de los legisladores. Algo similar ocurrió en la sesión convocada por el Senado el jueves pasado, cuando en el recinto de la Cámara alta la oposición directamente se ausentó del hemiciclo para repudiar el intento de magnicidio.

Cristian Ritondo Cámara de Diputados PRO Juntos por el Cambio

El ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, propuso establecer un diálogo político entre el oficialismo y Juntos por el Cambio. Se comunicó al menos con dos referentes opositores: los radicales Gerardo Morales y Facundo Manes, los dos presidenciables del partido centenario rumbo a 2023.

En esa charla conversaron sobre este llamado del Gobierno para establecer una mesa de diálogo y sobre la misa de este fin de semana en Luján. Morales le respondió a De Pedro que el diálogo debe ser cursado por los carriles institucionales y que debe incluir a todo Juntos por el Cambio. También explicó que no participaría de la celebración religiosa en Luján porque no la había convocado la Iglesia y por considerar que tenía un cariz partidario muy cercano al Frente de Todos. Manes brindó argumentos similares, y además se excusó de participar en la misa porque estaría realizando una recorrida por la Patagonia.

En Juntos por el Cambio reconocen que hay sectores duros que jamás se sentarán en una mesa con el Gobierno, al margen de las condiciones, y citan como ejemplo al diputado nacional Francisco Sánchez, quien propuso instaurar la pena de muerte para la vicepresidenta.

Desde aquel lunes 22 de agosto en que la Policía de la Ciudad reprimió con palos, gas pimienta y gases lacrimógenos a militantes kirchneristas que se acercaron a Juncal y Uruguay a apoyar a Cristina Kirchner, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, viene endureciendo su discurso contra el Gobierno. Esta semana, rechazó en duros términos la instauración de una norma para regular los llamados "discursos de odio".

Misa por la paz en Luján, sin la oposición

El presidente Alberto Fernández, ministros del gabinete nacional y referentes del Frente de Todos participaron este sábado de la denominada "Misa por la paz y la fraternidad de los argentinos" en la Basílica de Nuestra Señora de Luján, donde se pidió durante la homilía para que "nunca más la violencia se instale entre nosotros y ponga en peligro la convivencia democrática".

Sin la presencia de los sectores de la oposición que habían sido invitados y con el arzobispo de Mercedes-Luján, monseñor Jorge Eduardo Scheinig, a cargo del oficio religioso, la misa contó con la presencia del jefe de Estado, quien se mostró visiblemente emocionado cuando llegó el momento de "dar la paz" a las personas que estaban en el templo.

El presidente Alberto Fernández siguió toda la misa sentado en primera fila, al lado de Vera Jarach, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, y con el exmandatario Eduardo Duhalde del otro costado.

alberto duhalde

"Participamos de la "Misa por la paz y la fraternidad de los argentinos y las argentinas". Como escuchamos en la homilía: "por la patria, por esta casa, esta familia que somos. Difícil, compleja. Pero familia al fin. Somos Argentina". Hoy nos hemos reunido para reflexionar", señaló el Presidente en un mensaje publicado en su cuenta oficial de la red social Twitter.

Y en ese sentido, el mandatario agregó: "La fraternidad es un don y una tarea'. Es por ello, el don y la tarea de nuestro pueblo, que debemos construir una mejor sociedad. En diálogo, sin odio y sin violencia. Como expresó el Papa Francisco, nadie se salva solo".

Embed

DEJA TU COMENTARIO: