El juez Rafecas procesó al hombre que amenazó a Cristina Kirchner

El procesamiento contra Claudio Herz es sin prisión preventiva por los delitos de amenazas e intimidación pública. Además, fue embargado por $400 mil.

Herz fue quien, megáfono en mano, se apersonó en la puerta del Instituto Patria el pasado 21 de julio junto con un puñado de manifestantes, convocados por su oposición a la política sanitaria del Gobierno en materia de Covid-19. Entre otras expresiones, convocó a “ahorcar en la puerta del Congreso” a la vicepresidenta de la Nación.



Ahora, la defensa podrá apelar a la Cámara Federal. Por el hecho, hay cuatro personas detenidas y se siguen investigando los detalles.

El hombre de 64 años había sido detenido por amenazar a la vicepresidenta y citado a declarar ante la Justicia la semana pasada pero no hizo uso de la opción en su defensa, pero ante la prensa, aseguró que se arrepiente de haber amenazado a Cristina Kirchner, y pidió disculpas “por la forma” en que lo dijo contra la vicepresidenta, el Gobierno y la oposición.

“Me negué a declarar porque pido audiencia pública, para que justamente después gente como C5N o Infobae no tergiversan todo lo que yo digo. Entonces quiero que haya audiencia pública y si no hay audiencia pública no voy a declarar en ningún momento”, explicó al salir de Comodoro Py.

La causa por la que fue imputado Claudio Herz

Herz está acusado de haber cometido los delitos de “intimidación pública y amenazas” frente a la sede del Instituto Patria.

Durante sus comentarios contra a vicepresidenta, también atacó verbalmente a otros referentes del oficialismo, a los que prometió “matarlos a todos” porque “son ratas inmundas”, además de dirigir sus invectivas a la gestión gubernamental en materia de salud pública.

El fuero nacional en lo Criminal y Correccional de la ciudad de Buenos Aires intervino en lo ocurrido ante una denuncia que presentó la fiscal Mónica Cuñarro.

Como consecuencia, la Justicia ordenó el allanamiento del domicilio de Herz donde se secuestró su teléfono celular, cuatro pendrives y carteles usados en distintas manifestaciones, con leyendas tales como “Dictadura sanitaria” y “No es una vacuna, es un experimento”, entre otras.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: