La Escuela Gastronomía CREER entregó diplomas a 730 cocineros profesionales formados en unidades penitenciarias

El programa está dirigido a que distintos internos e internas se formen profesionalmente en las unidades del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB). En la entrega estuvieron presentes el Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la de la provincia de Buenos Aires, Julio Alak, y Nicolás Lusardi, impulsor del proyecto.

La Escuela de Gastronomía CREER (Confianza, Respeto, Esfuerzo, Emprendimiento, Responsabilidad) entregó 730 certificados a internos e internas, que luego de formarse profesionalmente en las unidades del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), se recibieron de profesionales gastronómicos.

El acto, contó con la presencia del Ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Julio Alak y Nicolás Lusardi, creador e impulsor del Programa Creer.



Con el eje puesto principalmente en la inclusión y en el brindar acompañamiento a las personas privadas de su libertad, el programa permite que internos e internas se capaciten profesionalmente y ayudarlos en su proceso de reinserción laboral una vez que hayan cumplido su condena.

Entrega diplomas gastronomía creer

Los primeros egresados que acceden a la profesión gastronómica con alta calificación y salida laboral post penitenciaria corresponden a las unidades penitenciarias 54, 24, 23, 31, 32 y 42 del Complejo de Florencio Varela. Y de las unidades 46, 47 y 48 del complejo San Martín; de las unidades 41 y 21 de Campana y de la unidad 9 de La Plata. Como así también; de los Centros Cerrados de Minoridad, Ibarra y Virrey del Pino y en los Complejos Federales 4 y 31.

La empresa que estuvo a cargo de la capacitación es Cook Master, y se da en el marco del programa Más Trabajo, Menos Reincidencia en la cual, en la cursada ya participan más de 3.600 personas privadas de la libertad.

Entrega diplomas gastronomía creer 3

Esta iniciativa forma parte de un nuevo paradigma que se desarrolla en los servicios penitenciarios, donde se propone incorporar la población carcelaria a la cultura del trabajo, con una formación educativa y laboral con el objetivo de reducir la reincidencia y mejorar la seguridad pública.

DEJA TU COMENTARIO: