Revés para Trump: no podrá contradenunciar a la escritora que le ganó el juicio por abuso sexual

La Justicia denegó ese recurso al expresidente estadounidense. Trump había sido condenado a pagar u$s5.000.000 a Elizabeth Jean Carroll.

La Justicia de Estados Unidos rechazó una contradenuncia del expresidente Donald Trump, que pretendía presentar contra la escritora Elizabeth Jean Carroll, quien le ganó un juicio por abuso sexual y difamación que condenó al exmandatario a tener que abonar u$s5.000.000.

El juez Lewis Kaplan confirmó la decisión con respecto a la solicitud de Trump. "La moción de Trump para un nuevo juicio por daños y perjuicios o un remittitur (una sentencia dictada por un juez por la que se rebaja la cuantía de la indemnización concedida por un jurado) es denegada", señaló.

Según consignó la agencia Sputnik, el juez aseguró que el veredicto del último 9 de mayo en contra de Trump fue "casi completamente a favor de la Sra. Carroll" y no "resultado gravemente erróneo" ni un "error judicial".

En su presentación, el expresidente definió la indemnización por abuso sexual como "extremadamente excesiva" porque el abuso podría haber incluido un manoseo a través de la ropa a los senos de Carroll, "muy lejos de ser una violación". Sin embargo, Kaplan manifestó que la ley penal de Nueva York describe la violación de manera más estricta.

En este marco, el juez señaló que "la prueba estableció de manera convincente, y el jurado encontró implícitamente, que el señor Trump penetró de forma deliberada y forzada la vagina de la señora Carroll con sus dedos, causándole dolor inmediato y daño emocional y psicológico duradero".

"El argumento del señor Trump ignora la mayor parte de las pruebas del juicio, malinterpreta el veredicto del jurado y se centra erróneamente en la definición de 'violación' de la Ley Penal de Nueva York", explicó el magistrado.

La condena contra Donald Trump en el caso Elizabeth Jean Carroll

El jurado del tribunal federal de Manhattan, Nueva York, encontró culpable a Donald Trump de agresión sexual y difamación a la experiodista E. Jean Carroll en la década de 1990. Por el hecho, el expresidente estadounidense deberá pagarle cerca de 5 millones de dólares por daños y perjuicios.

Luego de dos horas y media de debate, los integrantes del jurado integrado por seis hombres y tres mujeres llegaron al veredicto. La causa se tramitó solamente en la justicia civil y el magnate no sólo rechazó en todo momento las acusaciones, sino que incluso llegó a declararse víctima de una "persecución política".

De todas las denuncias de acuso y abuso sexual que salpicaron a Trump, solo ésta llegó a juicio en un momento en el que el exmandatario intenta ser reelegido en 2024 y en el que afronta una serie de procesos legales relacionados a la imputación de 34 delitos por pagos en negro a una actriz porno.

A mediados de abril, la periodista norteamericana Elizabeth Carroll ratificó ante el Tribunal de Nueva York, la acusación sobre un supuesto abuso sexual que sufrió de parte del expresidente Donald Trump. Además, explicó que su presencia se debe a que busca rehacer su vida.

“Estoy aquí porque Donald Trump me violó", afirmó la escritora quien también alega que Trump la agredió sexualmente en un probador de una tienda de lujo en la Quinta Avenida de Nueva York, a mediados de la década de 1990.

Carroll escribió sobre este hecho en un libro, que fue publicado en 2019. Luego, el exmandatario dijo que el hecho no había ocurrido. “Mintió e hizo añicos mi reputación", remarcó.

Según su testimonio, Trump la reconoció porque ella escribía una columna en la revista Elle, "Ask E. Jean" (pregúntale a E.Jean), y la invitó en tono amistoso a ayudarla a elegir un regalo.

El tono era "muy jocoso", dijo Carroll, que relató que en la sección de lencería, Trump eligió un 'body' y admitió que todavía no se explica, 25 años después, por qué lo siguió al probador pese a que "la comedia estaba escalando".

"Me empujó contra la pared. Seguí riendo, no estaba segura. No quería hacer una escena", pero inmediatamente después "introdujo" sus dedos en su vagina y después su pene. “Fue muy doloroso; todavía sentada aquí lo puedo sentir", señaló.

DEJA TU COMENTARIO: