15 de mayo 2022 - 11:31

¿De dónde vienen los dichos sobre gatos?

Las frases más escuchadas que vinculan a gatos tienen un origen y algunos marcaron la cultura tradicional. "No me vendas gato por libre", "Aquí hay gato encerrado" y más.

Los dichos sobre los gatos tienen un origen. Cada uno de ellos tiene una explicación diferente, provienen de la cultura antigua y se instalaron en la tradicional. ¿De dónde vienen?

Uno de los más escuchados cuando hay una situación dudosa es: "Tené cuidado que no vendan gato por liebre". Hoy tiene un sentido metafórico, pero su origen es literal porque en las hospederías antiguas había una mala fama respecto a la comida. Las técnicas fraudulentas eran numerosas los rumores indican que daban carne de gato a quienes pedían liebre.

Otra de las frases que derivó de la misma época tiene que ver con un conjuro que recitaban en los momentos en los que pensaban que habían recibido la famosa carne de gato: "Si eres cabrito, mantente frito, si eres gato, salta del plato".

"La curiosidad mató al gato", es un dicho que mutó porque comenzó siendo “Care kills a cat”, que significa la preocupación mató al gato en referencia a que preocuparse era perjudicial para la salud, luego se cambió a curiosidad.

En la Edad Media, se castigaba a los ladrones cortándoles su lengua y se la daban al gato para que coma. Por eso se utiliza: "Te comieron la lengua el gato2.

En la segunda parte del Quijote en 1615 aparecía la frase "De noche, los gatos son pardos". Se usó en Madrid en referencia a la posibilidad de ser engañado por un impostor porque el color de ese gato se camuflaba.

Luego existen frases cortas como: “Aquí hay gato encerrado”, que refiere a un monedero antiguo donde se guardaba dinero y, si alguien te veía, el ladrón le decía a sus cómplices esa frase. “Buscarle la quinta pata al gato”, tiene que ver con defender una explicación rebuscada.

Después existen dichos como: “Gato con guantes no caza ratones”. Asegura que, para realizar una acción, hay que emplear los medios necesarios. Por último, una de las más conocidas que se asemeja con una de los perros. “Gato maullador, no es buen cazador”.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: