El odio no es información, es violencia

Desde bolsas mortuorias hasta guillotinas. Desde las agresiones a periodistas a los escraches a funcionarios. Imágenes y discursos con un elevado componente de odio. Es hora de poner fin a esto.

El intento de asesinato a la vicepresidenta Cristina Kirchner ocurrido el jueves pasado en la puerta de su departamento del barrio porteño de la Recoleta volvió a poner en agenda un tema que permanentemente abordamos en la pantalla de C5N: la necesidad de poner fin a los discursos de odio.

Agresiones a periodistas, bolsas mortuorias con nombres de dirigentes políticos, quema de barbijos en el Obelisco, horcas y guillotinas en las plazas, pedradas y escraches a funcionarios, declaraciones y tweets beligerantes, pedidos de pena de muerte, deseos de que venga un sicario y... De un tiempo a esta parte, hemos visto de todo.



Estamos convencidos de que el odio no es una opinión, ni una ideología, tampoco un argumento, y mucho menos es información. El odio es violencia.

DEJA TU COMENTARIO: