La incorporación de Sergio Massa para superar la crisis

El nuevo ministro de Economía, que cuenta con espalda, ambición y voluntad política, debe actuar en dos frentes: el financiero y el doméstico.

Sergio Massa ha llegado a conducir el rumbo de la economía. En un momento de crisis, el presidente Alberto Fernández hizo una designación correcta en un hombre fuerte, con una vocación política muy definida.

El atributo de ambición política que, en algún momento podría haber molestado a algunos, hoy es positivo para atravesar esta tormenta. Massa sabe que tiene dos frentes y en ambos puede actuar muy bien.

El primero es el frente financiero, donde tiene que parar la corrida cambiaria y reordenar la relación con el Fondo Monetario Internacional, dado que el acuerdo que firmó Martín Guzmán es muy estricto y de dificil cumplimiento. Así que en los próximos meses habrá novedades.

El segundo es el frente doméstico. Creo que Sergio Massa es muy consciente de que Argentina tiene un problema de ingresos familiares notable. También un problema de distribución importante y creo que, sin esperar magia, va a empezar a resolver esa circunstancia.

Es necesario el poder político. Su espalda más el consenso que logró con el presidente Alberto Fernández, que sigue siendo la figura central, más el acuerdo de la vicepresidenta Cristina Kirchner le dan al Gobierno un relanzamiento, una chance de cara al 2023.

No olvidemos que la oposición, en la elección de medio término, no mostró fortalezas sino que se benefició por la debilidad del oficialismo, que perdió cuatro millones de votos, de los cuales ninguno fue a engrosar las filas de Juntos por el Cambio.

Las alternativas abiertas de cara al 2023 son múltiples, pero la de un oficialismo nuevamente competitivo, con Sergio Massa y con la voluntad política que ha demostrado, está más cerca de lo que había hace tres meses atrás.

DEJA TU COMENTARIO:

¿Querés recibir notificaciones de alerta?