¿Por qué nunca se quisieron Maradona y Passarella?

Una enemistad que arrancó en el '78 y que fue creciendo con el paso de los años. Ni en el mayor dolor pudieron acercarse.

Maradona nunca le cayó a bien a Passarella. La primera vez que el "gran capitán" sintió esa animosidad fue cuando Menotti coqueteó con convocar a Diego para el Mundial '78. Passarella estaba desde el kilómetro cero de ese proceso y apoyaba a todos los que habían arrancado con él.

Passarella admiraba a Maradona como jugador, pero algo no le cerraba. Y cuando Bilardo tomó la Selección entre 1982-83 y su primer acto fue decirle a Diego que sería el capitán de su equipo, para Passarella hubo un antes y un después: consideraba que tanto el DT como el futuro capitán deberían haberlo consultado sobre la decisión. Códigos del fútbol.

Entonces llega el Mundial '86, al que habíamos clasificado gracias a la corajeada de Passarella frente a Perú. Y tras un amistoso en Colombia, una salida, una discusión y el principio de una gran pelea en la concentración que generó dos grupos: uno de históricos comandado por Pasarella (que integraba, entre otros, Jorge Valdano) y otro liderado por Diego (que integraban Enrique, Batista y Pasculli).

En uno de los cruces, Passarella reaccionó contra Diego con dureza:

-Basta de joda, si te drogás te cago a trompadas.

Maradona sacó entonces a la luz ciertas historias poco claras de Passarella, intimidades que involucraban a la esposa de uno de los compañeros de la Selección.

Aquella discusión generó una enemistad que nunca pudo zanjarse. Ni siquiera el día mas irreparable en la vida de Passarella, cuando perdió a su hijo en un accidente en 1995. Entristecido por el suceso, Maradona le dijo a Guillermo Coppola que llamara al capítan del '78:

-Quiero ir a saludarlo.

Pero la respuesta llegó tajante e inapelable.

-Mejor que no venga, contesto Passarella.

Ese episodios no hizo mas que abrir una distancia más grande entre los dos. Ni en el mayor dolor pudieron acercarse. Diego murió sin haber recuperado su relación con Passarella, quizás el único de todos los actores del mundo del fútbol con el que jamás pudo reconciliarse.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO:

¿Querés recibir notificaciones de alerta?