Video: gracias a una simulación la NASA descubrió el origen de la Luna

Un equipo de investigadores recreó, mediante el uso de supercomputadoras, varios escenarios posibles para explicar el nacimiento del satélite natural.

Una simulación de la NASA demostró que la Luna se podría haber originado a partir de los escombros que generó una colisión entre la Tierra y un objeto del tamaño de Marte, llamado Thea millones de años atrás.

A partir de la colaboración entre un equipo de científicos del Instituto de Cosmología Computacional de la Universidad de Durham, del Centro de Investigación Ames de la NASA y la Universidad de Glasgow, Reino Unido, llegó a la conclusión de que la Luna pudo haber tenido su origen en un impacto gigante a la Tierra.



Este escenario es el más aceptado por los científicos que intentan desde hace años encontrar la explicación sobre el surgimiento del satélite natural. Aunque pueden ser puestos en duda, ya que el manto de rocas que cubre la Luna no demuestra tener similitudes en su composición con Thea.

En esta línea, el investigador postdoctoral en el Centro de Investigación Ames de la NASA aclaró que "entramos en este proyecto sin saber exactamente cuáles serían los resultados de estas simulaciones de alta resolución. Por lo tanto, además de la gran revelación de que las resoluciones estándar pueden darte respuestas engañosas, fue muy emocionante que los nuevos resultados pudieran incluir un tentador satélite similar a la Luna en órbita".

Además, este descubrimiento, sumado al uso de simulaciones, permite poder saber más sobre la Luna. "Esto abre una gama completamente nueva de posibles puntos de partida para la evolución de la Luna", agregó Kegerreis.

Un origen compartido

Más allá de simplemente aprender más sobre la Luna, estos estudios pueden acercarnos a comprender cómo se convirtió la Tierra en el mundo que alberga vida que es hoy.

“Cuanto más aprendemos sobre cómo se formó la Luna, más descubrimos sobre la evolución de nuestra propia Tierra”, dijo Vincent Eke, investigador de la Universidad de Durham y coautor del artículo. "Sus historias están entrelazadas, y podrían repetirse en las historias de otros planetas cambiados por colisiones similares o muy diferentes".

El cosmos está lleno de colisiones: los impactos son una parte esencial de cómo se forman y evolucionan los cuerpos planetarios. En la Tierra, el impacto con Theia y otros cambios a lo largo de su historia son parte de cómo pudo reunir los materiales necesarios para la vida. Los científicos siguen buscando y analizar lo que está en juego en estas colisiones, para así poder comprender cómo un planeta podría evolucionar para ser habitable.

Comprender los orígenes de la Luna

Para poder comprender el origende la Luna requiere usar lo que se sabe hasta el momento (conocimiento de su masa, órbita y el análisis preciso de muestras de rocas lunares) e idear escenarios que podrían conducir a lo que se ve hoy en día.

Las teorías prevalecientes anteriormente podrían explicar bastante bien algunos aspectos de las propiedades de la Luna, como su masa y órbita, pero con algunas excepciones.

El principal misterio abarca el por qué la composición de la Luna es tan similar a la de la Tierra. Los científicos pueden estudiar la composición de un material en función de su firma isotópica, una pista química sobre cómo y dónde se creó un objeto. Las muestras lunares que los científicos estudian en los laboratorios muestran firmas isotópicas muy similares a las rocas de la Tierra, a diferencia de las rocas de Marte o de otras partes del sistema solar. Esto hace probable que gran parte del material que forma la Luna provenga originalmente de la Tierra.

Se han propuesto otras teorías para explicar estas similitudes en la composición, como el modelo de sinestia, donde la Luna se forma dentro de un remolino de roca vaporizada de la colisión, pero podría decirse que tienen dificultades para explicar la órbita actual de la Luna.

Esta teoría de formación más rápida y de una sola etapa ofrece una explicación más limpia y elegante para estos dos problemas sobresalientes. También podría brindar nuevas formas de encontrar respuestas para otros misterios sin resolver. Este escenario puede poner a la Luna en una órbita amplia con un interior que no está completamente fundido, lo que podría explicar propiedades como la órbita inclinada y la corteza delgada de la Luna, lo que la convierte en una de las explicaciones más atractivas de los orígenes de la Luna hasta el momento.

Para confirmar cuál de estas teorías es correcta, requerirá el análisis de futuras muestras lunares traídas a la Tierra para el estudio de las futuras misiones Artemis de la NASA. A medida que los científicos obtengan acceso a muestras de otras partes de la Luna y de más profundidad debajo de la superficie de la Luna, podrán comparar cómo los datos del mundo real coinciden con estos escenarios simulados, y qué indican sobre cómo ha evolucionado la Luna a lo largo de su vida.

TEMAS RELACIONADOS
DEJA TU COMENTARIO: